Sigue la polémica por posible libertad para 'Popeye'

El jefe de sicarios de Pablo Escobar, a pesar de haber confesado su participación en 3.000 muertes, no tendría más procesos judiciales pendientes en el país.

Alias Popeye, uno de los jefes de sicarios del capo Pablo Escobar recibió la libertad condicional esta semana tras cumplir 22 años preso por el magnicidio del político Luis Carlos Galán, una decisión criticada por víctimas del Cartel de Medellín.

"El juez ordenó este viernes la libertad condicional. Entonces la Fiscalía hizo una búsqueda preliminar para determinar si John Jairo Velázquez Vázquez (alias Popeye) tiene otro proceso pendiente en Colombia, que le impida salir en libertad, pero no encontró nada", dijo este domingo un funcionario, que prefirió no ser identificado.

Luis Carlos Galán, un carismático político liberal favorito para ganar las elecciones de 1990, fue asesinado a tiros el 18 de agosto de 1989 en un mitín en Soacha, en las afueras de Bogotá, tras pasar meses en la mira de los carteles del narcotráfico y sufrir numerosas amenazas.

Hasta ahora, por su muerte fueron condenados Velázquez y el exsenador liberal y exministro de justicia Alberto Santofimio.

"A Galán lo matamos porque vimos que iba a llegar a la Presidencia y nos iba a extraditar (a EEUU)", confesó alias Popeye, en una entrevista concedida a la revista Semana, en 2013, en la cual dijo haber cometido materialmente 300 asesinatos.

"Pero he participado y coordinado alrededor de 3.000 muertes", admitió el miembro del extinto Cartel de Medellín, una agrupación de bandas de narcotraficantes, que se enfrentaron a Estado luego que Colombia aprobara un tratado de extradición con Estados Unidos en 1979.

Alias Popeye se entregó en 1992 poco antes que lo hiciera su jefe, Escobar, pero decidió permanecer en la cárcel cuando el capo huyó de la prisión meses después.

Según el funcionario judicial consultado por la AFP, alias Popeye podría salir de prisión este lunes tras cumplir su pena de cárcel, aunque aún debe pagar una multa cercana a los 4.500 dólares para recuperar su libertad.

Sin embargo, señaló desde la Fiscalía se está efectuando una búsqueda en todos los juzgados de Colombia para determinar si tiene algún proceso pendiente que le impida recuperar la libertad.

"El viernes estuvieron buscando pero no encontraron nada pero la búsqueda sigue, pero es un poco complicado porque el juez lo sacó a las 5p.m. cuando ya todos se habían ido", explicó el funcionario.

La decisión tomada por un juez Primero de Ejecución de Penas de Tunja (Boyacá,) generó polémica entre las víctimas de alias Popeye. Por un lado la familia de Galán afirmó que el sicario ya cumplió la pena impuesta por la justicia, y además destacó que Velázquez colaboró con la justicia para esclarecer otros crímenes.

"Ha aportado a la verdad en estos años. Contribuyó a la condena de Santofimio con sus declaraciones. Nunca será suficiente lo que paguen de cárcel las personas como alias Popeye, pero si la norma colombiana establece que después de pagar algo de la pena y estudiar tendrá derecho a esto, pues no nos podemos oponer", dijo a Caracol Radio este sábado el senador Carlos Galán, uno de los hijos del político asesinado.