Sin pensión millonaria

Guillermo Plazas Alcid, un líder político reconocido de Huila, recibió $1.025 millones por un ajuste pensional que no le correspondía. Consejo de Estado le quitó el beneficio.

El excongresista, Guillermo Plazas Alcid (centro).  / ‘Diario El Huila’
El excongresista, Guillermo Plazas Alcid (centro). / ‘Diario El Huila’

Guillermo Plazas Alcid ha sido periodista, juez, diputado, alcalde de Neiva, representante a la Cámara, senador, ministro de Justicia, embajador y constituyente. El estadio de Neiva, en el que juega el Atlético Huila, lleva su nombre. Y, además, es dueño de una pensión que durante años fue un dolor de cabeza para el Fondo de Previsión Social del Congreso (Fonprecon).

De acuerdo con Fonprecon, el excongresista recibió $1.025 millones por cuenta de un reajuste pensional al que no tenía derecho. Por ello demandó las resoluciones en las que esa misma entidad le había concedido el referido reajuste. El caso llegó al Consejo de Estado, que le dio la razón a Fonprecon y le quitó a Plazas los beneficios de los que había gozado por 17 años.

Plazas Alcid fue durante varios años representante a la Cámara y senador. Incluso fue presidente del Congreso. En febrero de 1989 fue pensionado por resolución de Fonpecron. Pero, tres años después, la Ley 4ª de 1992 estableció un nuevo régimen pensional para los congresistas y magistrados de las altas cortes. En ella quedó estipulado que ningún reajuste pensional sería menor al 75% de lo devengado por un congresista en ese momento.

Esa norma es actualmente objeto de revisión por la Corte Constitucional. Los abogados Germán Calderón España y Dionisio Araújo la demandaron, pues, en su criterio, viola el derecho a la igualdad de los colombianos y promueve un sistema inequitativo en el que unos pocos se pensionan con mesadas que hoy rondan los $30 millones, mientras el grueso de la población apenas si puede cotizar para su jubilación.

En 1994, y basado en esta ley, Fonprecon reajustó la pensión de Plazas Alcid, quien quedó con una mesada pensional igual al 75% de lo que ganaba un congresista en ese momento. En 1996, esa misma entidad determinó un segundo ajuste y por ello se le reconocieron, además, $27 millones de ese entonces.

Durante casi 17 años Plazas Alcid fue beneficiario de este reajuste pensional hasta que Fonprecon demandó las resoluciones que le habían dado esos beneficios. Para los excongresistas jubilados antes de 1992 había decretos muy puntuales que establecían que eran beneficiarios de un reajuste pensional del 50% de lo devengado. Pero Fonprecon, en una medida un tanto insólita, demandó ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca sus propias decisiones de años atrás.

En fallo del 10 de febrero de 2011, el Tribunal le dio la razón a Fonprecon y anuló las resoluciones que beneficiaban a Plazas Alcid. No obstante, la justicia no ordenó que el excongresista devolviera los $1.025 millones que, de acuerdo con Fonprecon, había recibido sin merecerlos; en su criterio, Plazas Alcid los había recibido de buena fe y por ello no era justo quitárselos.

Inconforme con la pérdida de los beneficios, Plazas Alcid apeló la sentencia y el caso llegó al Consejo de Estado, que en fallo del 18 de octubre de 2012, pero divulgado recientemente, confirmó la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y dejó sin beneficios a Plazas Alcid.

El alto tribunal recordó, además, que antes de la Constitución de 1991 los congresistas tenían el derecho a dedicarse a labores diferentes a la parlamentaria y que, por ello, no era injusto que a aquellos que se pensionaron antes de la entrada en vigor de la Ley 4ª de 1992 se les reconociera un reajuste pensional menor que a los parlamentarios que se retiraron después de esa fecha.

De igual manera, se espera que dentro de poco la Corte Constitucional defina el futuro de esta ley, por la cual magistrados de altas cortes y congresistas tienen hoy derecho a pensionarse con mesadas que alcanzan a ser de $300 millones al año.

Temas relacionados