Sobrino de Pablo Escobar dijo haber encontrado caleta del capo en casa de Medellín

Noticias destacadas de Judicial

Nicolás Escobar señaló a Red Más Noticias que encontró $USD 18 millones (en billetes que ya no sirven), una máquina de escribir, un bolígrafo de oro y un reloj Rolex.

Nicolás Escobar, sobrino del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, aseguró que encontró una nueva caleta con pertenencias del excapo de la droga y jefe del cartel de Medellín, quien abatido por las autoridades el 2 diciembre de 1993. Según dijo a Red Más Noticias, la caleta estaba ubicada al interior de una casa en el sector de Las Palmas de Medellín y en ella había USD$ 18 millones, un esfero y una pepa de oro, así como una máquina de escribir, radios, un reloj Rolex y cámaras de la época.

Los elementos quedaron registrados por Nicolás Escobar, quien registró el hallazgo de la caleta, y en las imágenes entregadas al noticiero se puede apreciar bolsas y la máquina de escribir. Según dijo, el olor del lugar era insoportable “peor que una mortecina multiplicada por 100”. Y señaló que no se pudo obtener imagen alguna del rollo encontrado en una vieja cámara. Escobar aseguró que llegó al lugar porque “cada vez que me sentaba en un comedor y miraba hacia el sitio donde estaba un parqueadero. Por el intermedio de esos vidrios, primero empecé a ver un señor que entraba a ese sitio y desaparecía”.

(Le puede interesar: La época de Pablo Escobar: cuando la coca fue más grande que el Estado)

Escobar dijo que esta no es la primera caleta que ha encontrado y aseguró que siempre ha estado orgulloso de ser el sobrino mayor del narcotraficante, cuya mano criminal está ligada los homicidios del exministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla; del entonces candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento; y del director de El Espectador, Guillermo Cano Isaza; así como de múltiples atentados en 1993, homicidios selectivos de jueces y periodistas, entre otros.

“Lo digo con mucho orgullo soy el sobrino mayor de Pablo Escobar, quien pudo acompañarlo en muchísimas oportunidades. Una persona que el 17 de mayo de 1993 lo secuestraron para saber dónde estaba Pablo. Me torturaron durante más de siete horas. Cogieron a dos de mis trabajadores y los picaron con motosierra esperando encontrar en mí la respuesta de dónde estaba Pablo Escobar”, dijo. Luego de su muerte, algunos de sus familiares se refugiaron en otros países. Desde que el director de este diario reveló el pasado de narcotráfico de Escobar, este se convirtió en el líder de la mafia que atormentó la país con terrorismo y ataques selectivos.

Entre sus víctimas está el ministro de Justicia Rodrigo Lara, quien desde 1983 lideraba una cruzada para destapar la olla podrida del narcotráfico y quien señaló directamente a Escobar, quien entonces fungía como representante a la Cámara suplente por Antioquia. El 25 de agosto de ese año, El Espectador reprodujo una publicación de 1976 que documentó la detención temporal con 39 libras de cocaína. Dos meses después Escobar perdió su inmunidad parlamentaria y se ordenó su detención por el asesinato de los dos agentes del DAS que hicieron esa detención.

En 1986, Escobar asesinó al juez Gustavo Zuluaga que lo investigó cuando trascendieron sus antecedentes judiciales. Al coronel Jaime Ramírez quien lo persiguió y le arrebató Tranquilandia. Y al periodista que lo puso al descubierto: Guillermo Cano el 17 de diciembre de 1986. En su guerra contra el Estado para evitar la extradición y contra los medios de comunicación, Escobar lideró una andanada violenta contra los periodistas de El Espectador en Medellín que cobró las vida de Martha Luz López, Miguel Soler; así como otros reporteros de esta casa como Luis Roberto Camacho Prada, Héctor Giraldo Gálvez, y atentó contra su sede principal en Bogotá con explosivos en 1989.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Pablo Escobar