"Socios de Drogas La Rebaja no sabían de dinero ilegal"

Los hijos del extraditado narcotraficante Gilberto Rodríguez Orejuela señalaron que el dinero ingresó por medio de primas.

Humberto Rodríguez, uno de los hijos del exjefe del Cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela manifestó que pese a que desde inicios de los ochenta se ingresó dinero del narcotráfico en Drogas La Rebaja, sus accionistas y empleados desconocían estas irregularidades.

Rodríguez aclaró que la “inyección” de capital a la empresa farmacéutica se hizo por medio de primas y cheques emitidos por el Banco de los Trabajadores, ocultando así los dineros ilícitos que ingresaban a esta y otras empresas provenientes de negocio del tráfico de drogas.

El testigo le señaló al juez primero especializado de Bogotá que el dinero también era utilizado para la compra de bienes intangibles como el aviso, la ubicación y la clase de droguería, haciendo más difícil su rastreo por parte de las autoridades de entonces que sospechaban ya sobre el ingreso de dineros ilícitos por parte de los capos del Cartel de Cali a ciertas empresas.

“Yo estoy más que seguro que este ingreso de capital se hizo sin el conocimiento de los accionistas y de los funcionarios, quienes después se sorprendieron al perder sus puestos cuando Drogas La Rebaja ingresó a la lista Clinton y tocó cerrar varias sucursales”, precisó el hijo del extraditado narcotraficante.

A primera hora de este martes, Jaime Rodríguez Mondragón, hijo del extraditado narcotraficante, señaló que tiene constancia que desde 1984 su padre empezó a invertir dinero producto del narcotráfico en Drogas La Rebaja.

Aunque no precisó ninguna cifra sobre el dinero en que "invirtió" en la compañía, aseguró que su padre tenía una fortuna superior a los 2.100 millones de dólares, producto del tráfico de 250 toneladas de cocaína a los Estados Unidos, dinero que fue invertido a una serie de empresas, entre las que se encontraban las reconcocidas droguerías. 

Estas declaraciones se hicieron durante el juicio que se adelanta en contra de nueve de los supuestos herederos de los negocios de los capos del cartel de Cali, los hermanos Rodríguez Orejuela, por negocios relacionados con el lavado de activos que por años protagonizaron los neutralizados líderes mafiosas a través de varias empresas, entre ellas hipermercados farmacéuticos.

Los procesados son Carlos Ramos Cerón, Andrés Felipe Idarraga, Lucila Gutiérrez de Roa, Alfredo Roa Mejía, Edelmo Cerón Erazo y María Esperanza de los Ángeles Herrera, entre otras 18 personas, fueron acusados del delito de testaferrato, en tanto que a Humberto, Jaime y María Alexandra Rodríguez Mondragón, hijos de Gilberto Rodríguez Orejuela, se les endilgó el cargo de lavado de activos.

Estas personas habrían ocultado cerca de 140 bienes, avaluados por más de 30 millones de dólares y no habrían cumplido con el acuerdo de culpabilidad suscrito por los hermanos Rodríguez Orejuela en el año 2006, en el que se comprometieron a entregar bienes derivados del narcotráfico.