Soldados denuncian ataques físicos por parte de indígenas que piden su retiro

Más de mil indígenas del Cauca llegaron hasta la base militar ubicada en el cerro El Berlín, en el municipio de Toribío.

Este martes comenzó el traslado de las comunidades indígenas del Cauca a la parte alta del municipio de Toribío, para exigir a la salida de los soldados que custodian una antena de comunicaciones ubicada en el cerro El Berlín.

Esta movilización se da como parte del ultimátum dado por las autoridades indígenas a los actores armados, en el que plantearon como plazo máximo para el retiro de las tropas la media noche del lunes.

Sin embargo, en las últimas horas el comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, general Jorge Humberto Jerez, denunció que los soldados están siendo víctimas de ataques físicos por parte de los aborígenes, que con palos, intentan sacarlos del lugar donde continúa la presencia subversiva. Vea en video la agresión por parte de los indígenas.

Mis soldados no sólo están resistiendo los maltratos de los indígenas que hoy entraron y nos quemaron los víveres, sino también soportan los hostigamientos de los guerrilleros que atacan desde la parte alta”, señaló el general Jerez en diálogo con Caracol Radio.

El general Jerez reiteró la denuncia que hizo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, al advertir que las Farc están infiltrando las marchas indígenas para acelerar la salida de la Fuerza Pública del Cauca.

“Ahí es donde uno se da cuenta que hay un trabajo conjunto entre la guerrilla y los indígenas de sacar a las tropas de las áreas donde se está trabajando, donde se han bloqueado los corredores del narcotráfico y de movilidad”, agregó.

El alto oficial señaló que la orden del gobierno es muy clara. “No nos vamos a retirar (…) El mensaje permanente a los soldados siempre ha sido de moral, de entusiasmo, de seguir trabajando por Colombia y evitar la confrontación con los indígenas a pesar de sus agresiones. A uno le duele en el alma este rechazo”. 

Finalmente, el comandante de la Fuerza de Tarea Apolo hizo un llamado al Gobierno para que se puedan tomar acciones judiciales que “detengan este acoso a los 200 soldados que cumplen con su trabajo”.

A su turno, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, rechazó el trato de los indígenas a los uniformados.

“Primero que todo, la Fuerza Pública no se va a ir. Una cosa es la autonomía de los pueblos indígenas y otra cosa es si empiezan a violar la ley y eso no lo vamos a tolerar. Eso también se tiene que entender, la ley no la puede violar nadie bajo ningún argumento so pena de que tarde o temprano la Fuerza Pública y la justicia a través de procesos judicialización muy claros lleguen a esos individuos y generen los procesos correspondientes”, dijo el jefe de la cartera de la Defensa desde Cúcuta.