"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

Solicitan formalmente que crimen de Jaime Garzón sea declarado de lesa humanidad

La parte civil solicitó que se condene al ex subdirector del DAS, José Miguel Narváez por el asesinato del periodista y humorista, registrado el 13 de agosto de 1999.

El abogado Sebastián Escobar Uribe, quien defiende los intereses de la familia de Jaime Garzón Forero, le solicitó a la jueza sexta especializada que declare como de lesa humanidad el asesinato del periodista registrado el 13 de agosto de 1999.

En su argumentación el jurista manifestó que se cumplen todos los requisitos para esto puesto que este crimen se presentó en el marco de un ataque sistemático realizado por los paramilitares, con conocimiento de las Fuerzas Militares, en contra de un grupo objetivo de personas.

En este grupo se encontraban defensores de derechos humanos y dirigentes de izquierda. Con estas acciones se buscaba crear zozobra y temor en la sociedad, lo cual "evidentemente" se presentó tras el crimen de Garzón quien fue abordado por sicarios.

Esta solicitud se presentó en el marco de sus alegatos de conclusión en los cuales la parte civil solicitó que se emita fallo condenatorio en contra del exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez Martínez como coautor del delito de homicidio agravado al haber instigado la ejecución de este asesinato.

Para esto aprovechó su amistad con el máximo jefe de las Autodefensas Unidas De Colombia (AUC), Carlos Castaño Gil para que ordenara el asesinato tras acusar a Jaime Garzón de ser un guerrillero y una persona que se aprovechaba de su labor humanitaria para la liberación de secuestrados para obtener un beneficio económico.

La diigencia judicial fue reprogramada para el próximo 27 de agosto. Se espera que en la misma intervenga el representante de la Procuraduría General y el abogado de Narváez Martínez, quien en repetidas oportunidades ha señalado que no tuvo nada que ver vcon este crimen. 

La relación entre Narváez y Carlos Castaño

Según el abogado existen pruebas documentales y testimoniales suficientes para inferir la relación de amistad que tenía el exsubdirector del DAS y Carlos Castaño Gil. Para esto citó varias declaraciones entregadas por excomandantes paramilitares quienes manifestaron que eran comunes los encuentros entre Narváez, quien era profesor de Escuela Militar de Guerra y Castaño Gil.

Para esto citó las declaraciones dadas por los excomandantes paramilitares Salvatore Mancuso, Freddy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán; alias ‘Ernesto Báez’, alias ‘HH’, alias ‘El Iguano’ entre muchos otros, quienes señalaron que era común recibir instrucciones o clases por parte de Narváez en los campamentos. En muchas de sus instrucciones se les puso de presente la “licitud” para matar comunistas y “el valor” de la lucha contra grupos subversivos.

En la mayoría de las declaraciones los exjefes paramilitares aseguraron que era Narváez el intermediario de las razones de altos oficiales de las Fuerzas Militares ante Carlos Castaño, es decir, fungía como el puente entre las dos partes. En el caso de Jaime Garzón existía un interés común para ambas, una molestia por la labor humanitaria que adelantaba el periodista y humorista frente a la liberación de secuestrados.

Ante esto, habría sido él el instigador de este crimen. “Existe evidencia suficiente para demostrar que en el crimen de Jaime Garzón participaron miembros de las Fuerzas Militares y los paramilitares”, señaló el abogado en su intervención, al manifestar que alias ‘Don Berna’ calificaba al exsubdirector del DAS como un “miembro orgánico” de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Debido a su relación con la cúpula militar y su amistad con Castaño Gil era el encargado además de recolectar y entregar información entre las dos partes. La mayoría de esta tenía relación con un grupo de objetivos entre los que se encontraban defensores de los derechos humanos y líderes de izquierda.

“Narváez era el eslabón de la cadena”, indicó el jurista frente al papel que cumplía el exfuncionario. Varios paramilitares aseguraron que después del crimen de Garzón el mismo Carlos Castaño lo recriminó por haberlo incitado a ordenar dicho crimen, esto debido al rechazo generalizado que se había presentado en la sociedad.

Además se citaron la declaración de un miembro de la banda La Terraza, la cual ejecutó el asesinato, indicando que para la planeación y ejecución del crimen se contó con la participación de miembros del Ejército.

José Miguel Narváez enfrenta actualmente otros procesos penales por el crimen del senador de la Unión Patriótica, Manuel Cepeda, el secuestro de la exsenadora liberal Piedad Córdoba y las “chuzadas” del DAS.