"Solo existen especulaciones y rumores en contra del gobernador de La Guajira"

Así lo manifestó su defensa, quien denunció que se han pagado prebendas para acusar a Francisco 'Kiko' Gómez de tener nexos con grupos paramilitares.

El abogado Iván Cancino, quien defiende los intereses del gobernador de La Guajira, Juan Francisco Gómez Cerchár, aseguró que no existe ninguna prueba fehaciente y precisa que relacione a su cliente con grupos paramilitares y con dos homicidios. 

El jurista indicó que el ente investigador cuenta con elementos probatorios que fueron debatidos durante las dos sesiones de indagatoria. “La prueba la verdad es muy débil”, precisó el jurista quien tomó el caso después de la renuncia del abogado del mandatario departamental.

“De él se han dicho muchas cosas, todas ellas carente de respaldo probatorio (…) La prueba es endeble, son temas de hace más de 17 años”, precisó Cancino al explicar que llama la atención que muchos de estos procesos fueron trasladados a Bogotá y se falló a favor de ‘Kiko’ Gómez.

El abogado indicó que no le sorprendería que después de todo el “desgaste innecesario” que se presentó para su captura y todos los comentarios que se han registrado en los últimos días, no le extrañaría que la Fiscalía le dictará medida de aseguramiento al momento de resolver su situación jurídica.

“Se han denunciado por todos los mecanismos que existen ofrecimientos de dádivas a testigos para que declaren en su contra. Incluso alias ‘Pablito’ es señalado de tener cercanía con contradictores políticos de la zona del Gobernador”, precisó.

Para el jurista, la Fiscalía se basó en especulaciones y rumores para llamar a indagatoria al mandatario departamental. “El tema de Salvatore Mancuso no tiene ninguna relevancia puesto que no menciona en ninguna parte al Gobernador”.

“Son imputaciones extemporáneas, implícitas y no son concretas. Tienen un marcado interés de perjudicar más allá de esclarecer la verdad sobre estos homicidios que repudiamos y reprochamos, pero no podemos esperar que se presente una doble impunidad, es decir que castiguen a quien no los cometió”, precisó.

Cancino llamó la atención sobre el hecho en el que se adelantó esta detención, puesto que por días los agentes del CTI siguieron desde Cartagena, Barranquilla y Bogotá a Gómez Cerchár, “y lo capturan en una fiestas en La Guajira, para mí esto es ilegal".