Son dos los soldados que estarían secuestrados por el ELN

Se trata del Cabo Tercero Carlos Fabián Huertas y el soldado Johan Hasley Castañeda Urrego.

El Ejército confirmó que son dos los soldados que fueron secuestrados por el ELN, tras un ataque en zona rural de Norte de Santander, que dejó diez militares muertos y seis heridos.

De acuerdo a la información oficial, en una revisión inicial al batallón José Antonio Galán, de la Quinta Brigada, sólo se reportó la desaparición del Cabo Tercero Carlos Fabián Huertas. Sin embargo, este jueves se confirmó que el soldado Johan Hasley Castañeda Urrego también estaría en poder de los subversivos.

El Ejército reveló además las identidades de los soldados que resultaron heridos y que permanecen bajo pronóstico reservado debido a las heridas.

Los uniformados fueron identificados como Jhon Miller Numpaque Buitrago, Mairon Manuel Pacheco López, Brayan Camilo Gomez Rodríguez, Dubán Andrés González Guevara, José Edison Galeano Murcia Y Juan David Castro Botero.

De acuerdo al testimonio de los sobrevivientes de este ataque, los guerrilleros remataron a varios de sus compañeros que estaban heridos. "Estos diez muchachos estaban en un área ofreciendo protección a la población civil. Ellos fueron atacados, pero lo más doloroso es que fueron básicamente rematados, incluso ya se habla de disparos de gracia", señaló el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

El Comando del Ejército señaló que en la zona se intensificaron las operaciones con el propósito de dar con el paradero de los dos uniformados, que fueron secuestrados guerrilleros pertenecientes al autodenominado Batallón Héroes y Mártires del ELN.

El ataque se registró hacia las 2 de la mañana del miércoles, en el sitio conocido como el Caguey, vereda Presidente, municipio de Chitagá, donde tropas del batallón José Antonio Galán, de la Quinta Brigada, adelantaban operaciones de control militar de área.

El general Juan Pablo Amaya, comandante de la Segunda División del Ejército, explicó que los militares fueron atacados de manera indiscriminada con artefactos explosivos artesanales -tatucos, cilindros- lanzados contra la patrulla.

El pelotón que fue atacado es de soldados campesinos que se encontraban en una misión de seguridad en el sector rural, debido a que en la zona se están adelantando obras de arreglo en las vías que comunican a ese municipio”, manifestó el general Amaya al repudiar este ataque en el que perdieron la vida un oficial y nueve soldados.
 

Temas relacionados