Cúpula del Clan del Golfo

Sucesor de alias "Gavilán" estaría en Norte de Santander

Se trata de alias Inglaterra, quien sería uno de los hombres con más poderío armado tras la muerte del número dos del Clan del Golfo.

Cortesía Dijin

Con la muerte del que fuera el segundo al mando del Clan del Golfo, Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán, el mensaje del Gobierno fue claro y contundente para los demás integrantes del Clan del Golfo: “sométanse o todos irán cayendo”. Ahora las autoridades irían tras Luis Orlando Padierna Peña, ‘Inglaterra’, jefe principal de la organización en e Norte de Santander.

El jueves pasado, cuando se anunció la muerte en combate de Gavilán, el presidente Juan Manuel Santos se refirió a la muerte del teniente del Ejército Estiven Torres Mosquera. El uniformado murió el pasado lunes en una operación hecha contra el Clan del Golfo en el corregimiento de San Faustino, Norte de Santander (frontera con Venezuela). 

En la acción, cinco integrantes de esta organización perdieron la vida y 11 más fueron capturados. Las autoridades señalaron que los hombres pertenecían al esquema de seguridad de Inglaterra. Gavilán era el cabecilla con mayor capacidad armada y estructural, pero luego de su muerte, sería  alias Inglaterra el llamado a sucederlo. 

En los últimos dos años, las autoridades han capturado al Clan del Golfo 1.500 de sus integrantes y decomisado 100 toneladas de coca y activos, por el equivalente a $500.000 millones, que han pasado a extinción de dominio. “Las instrucciones que les he dado a nuestros comandantes y al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, es total contundencia contra esta organización”, señaló el presidente Santos.

Vargas Gutiérrez, segundo al mando de dicha organización criminal, murió el jueves en Turbo (Antioquia) durante la Operación Agamenón II. Los resultados de la Operación Agamenón, cuya primera fase comenzó en febrero de 2015 y la segunda, el pasado primero de junio.

Según cifras de las autoridades esta fase dejó: 456 operaciones de asalto, 1.503 capturas, 70 líderes muertos y 98 toneladas de cocaína incautadas. Además, 91 laboratorios destruidos, 676 bienes ocupados (avaluados en 438 mil millones de pesos), 537 armas de fuego decomisadas y 91.867 cartuchos incautados y 28 mil millones de pesos decomisados.