Por suicidio de Sergio Urrego imputarán cargos a directivas del colegio

El ente investigador considera que existe responsabilidad penal por parte de la rectora y la psicóloga del colegio Gimnasio Castillo Campestre.

Sergio Urrego se suicidó el 4 de agosto de 2014. / Archivo particular

Debido a su presunta responsabilidad en el suicidio del joven Sergio Urrego, la Fiscalía General le imputará en el marco de la próxima semana cargos a la rectora y la psicóloga del colegio Gimnasio Castillo Campestre, institución en la que estudiaba el adolescente.

De acuerdo con la ente investigador existe una responsabilidad por parte de las directivas del plantel en la decisión del joven de 16 años a la hora de quitarse la vida en hechos registrados el pasado 4 de agosto. (Ver Corte Constitucional tiene última palabra en caso Sergio Urrego)

Para las autoridades, aún son inciertas las causas del suicidio del estudiante, quien aparentemente habría sido víctima de discriminación en el colegio en que estudiaba por su condición sexual. 

El ente investigador considera que las dos investigadas incurrieron con su actuar en los delitos de discriminación, inducción o ayuda al suicidio, falsa denuncia contra persona determinada. (Ver Consejo de Estado revoca fallo que reconoció discriminación a Sergio Urrego)

Para el ente investigador hay indicios suficientes que permiten inferir que las ahora procesadas estuvieron vinculadas con los actos de matoneo y discriminación dentro de la Institución educativa que llevaron al joven a tomar esa decisión. (Ver Las pruebas de Sergio)

Sergio Urrego, según pruebas documentales y testimoniales, fue aislado de sus demás compañeros tras comprobarse que sostenía una relación amorosa con otro estudiante, quien tuvo que abandonar el colegio debido a los actos discriminatorios de la Institución. (Ver Tras las pistas que dejó Sergio)

Fueron las mismas directivas quienes le ordenaron un tratamiento psicológico por su condición homosexual y lo suspendieron del colegio argumentando que había faltado a las directrices establecidas en el código de disciplina.

Las presiones no llegaron ahí, y las directivas denunciaron ante las autoridades que Sergio Urrego había acosado a su compañero de estudios, hecho que agravó la situación del joven quien agobiado por ese tipo de presiones escribió cartas personales explicando las razones que lo llevaron a quitarse la vida. (Ver Tutela por la memoria de Sergio Urrego)

"Es un doloroso ejemplo de lo que no puede ocurrir en Colombia, las escuelas se deben convertir en un territorio de paz. Los colegios pueden ser autónomos pero sus manuales de convivencia no pueden violar los derechos de la Constitución", aseguró recientemente la ministra de Educación, Gina Parody.