En suspenso el juicio por caso Interbolsa

Aún falta resolver un recurso de nulidad que podría dejar sin efectos las imputaciones de cargos y las medidas de aseguramiento contra los procesados

En la mañana de este jueves el juicio por el descalabro que sufrió la comisionista Interbolsa quedó en vilo. La audiencia de acusación tuvo que ser suspendida hasta el próximo 1 de septiembre porque aún falta por resolver un recurso de nulidad que podría dejar sin efecto las imputaciones realizadas por la Fiscalía a los 12 primeros procesados por este caso, así como la medida de aseguramiento con la que fueron cobijados algunos de ellos.

Esta solicitud, que fue presentada por algunos defensores, plantea que en junio de 2013 el ente investigador citó por primera vez a diligencia de imputación eran 16 los implicados. Sin embargo, ante la ausencia de siete de ellos se decidió continuar con la diligencia e imputarle los delitos de concierto para delinquir, manipulación de acciones, operaciones no autorizadas y administración desleal a los nueve que sí asistieron. Por esta situación, que alegan los defensores propició la misma Fiscalía, el proceso se fracturó y diez meses después se adelantó otra imputación con otros tres investigados. Según varios defensores, la imputación debió hacerse en “un solo paquete”.

La solicitud de nulidad está a la espera de ser resuelta en segunda instancia, pues algunos defensores apelaron la decisión de un juez de garantías de negarla. Y hasta tanto no haya un pronunciamiento sobre este recurso, el juicio no puede continuar porque de ser concedida el proceso tendría que iniciar de cero. En concreto: volver a realizar la imputación, esta vez con todos los involucrados. Pero si la solicitud no prospera, el juicio continuaría el 1 de septiembre con la acusación de la Fiscalía a estas 12 personas entre las que se encuentran el presidente y fundador de Interbolsa, Rodrigo Jaramillo; el empresario italiano señalado de ser el cerebro de las operaciones repo, Alessandro Corridori; su esposa y corredora Claudia Jaramillo; el director del comité de riesgos Tomás Javier Villadiego y el expresidente de la comisionista, Álvaro Tirado. De ahí que el juez 33 de conocimiento decidiera suspender la diligencia.

Además, el togado señaló que “en la instalación de la audiencia de acusación las partes tienen la posibilidad de ventilar posibles nulidades derivadas de las actuaciones anteriores –imputación y medida de aseguramiento–. Esa posibilidad de las partes está en suspenso porque hay una decisión que está en curso en una segunda instancia”. Esto es que, según las normas de procedimiento penal, en la diligencia que debía celebrarse las partes pueden interponer nulidades. Pero hasta tanto no se tenga certeza sobre la solicitud en curso, esta posibilidad queda en el limbo. El juez agregó que la Fiscalía no ha presentado el nuevo escrito de acusación donde vincula las dos imputaciones para realizar un solo juicio.

Precisamente era en esta etapa que el ente investigador pretendía unificar los dos procesos porque hay pruebas comunes y el delito de concierto para delinquir requiere que haya un vínculo entre las actuaciones judiciales de los procesados. Según explicó la fiscal Alexandra Ladino, en esta diligencia, “cuando existen delitos conexos –es decir, que se relacionan entre ellos, como en este caso– se investigarán y se juzgarán conjuntamente”. Y añadió: “La Fiscalía para efectos de adelantar la investigación ha realizado hasta este momento dos imputaciones, dada la situación de complejidad, pero existe una conexidad probatoria que implicaría la necesidad de llevar solo un juicio para efectos de economía procesal”. Es decir, que existen pruebas referidas a más de uno de los implicados y por eso se hace perentorio unificar los procesos y adelantar un solo juicio.

Se tiene previsto que la nulidad sea resuelta el próximo 17 de julio, aunque la comunicación oficial no ha llegado ni a los despachos de los defensores ni de la fiscal del caso. Esta misma audiencia de acusación tuvo que ser aplazada el pasado 20 de mayo porque cuatro de los procesados no asistieron. Por ahora, lo cierto es que durante los próximos dos meses no habrá ningún avance en el juicio por las operaciones financieras fraudulentas que terminaron en el descalabro de la comisionista más importante de Colombia. Un escándalo que se destapó en noviembre de 2012 cuando Interbolsa no le pudo pagar al banco BBVA un préstamo de $20 mil millones, la Superintendencia Financiera se vio obligada a intervenir la comisionista y quedó en evidencia el crecimiento exagerado de las acciones de Fabricato.

Se trata de un expediente que en el que se buscan recuperar cerca de $300 mil millones. Una cifra que, calculan, fue la que habrían perdido los clientes de Interbolsa y sus filiales en el Fondo Premium, manejado, entre otros, por Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz. Estos dos últimos esperan una imputación en la Fiscalía.

 

[email protected] / @macamilarincon

Temas relacionados