¿En manos de quién va a quedar Medellín? Esto es lo que proponen los candidatos a la Alcaldía

hace 3 horas

‘Tatequieto’ a las redes sociales (análisis)

La Corte Constitucional les puso límites a estos canales de divulgación y aclaró que el derecho a la libertad de expresión no justifica el insulto ni la humillación. Los jueces a partir de ahora podrán intervenir ante este tipo de agravios. Avanza el debate.

El llamado "derecho al insulto" no es otra cosa que el ejercicio del derecho a la libertad de expresión. En este debate, a través de redes sociales.Gerd Altmann - Pixibay

Después del reciente fallo del alto tribunal, conocido ampliamente por la opinión pública la semana pasada, el ejercicio de la libre expresión en redes sociales, especialmente en Twitter, fue redefinido. En otras palabras, a partir de ahora el alcance de los comentarios que contengan una carga de sátira u ofensa en contra de otra persona, podrán ser retirados por orden judicial. Esto en razón a que las redes sociales se han convertido en la cloaca pública, en la que todas las personas manifiestan sus frustraciones sin importar la afectación que puedan generar en la dignidad humana de otro individuo.

Con esta noticia parece que por fin se les puso freno a las redes sociales, pues ya no solo serán un canal de divulgación, sino que de ahora en adelante tendrán una vigilancia especial. Si bien en ellas está implícito un derecho como la libertad de difundir opiniones, es claro que ese derecho será susceptible de tener límites. Esta decisión del alto tribunal también pone sobre la mesa el polémico e interminable debate entre la libre expresión sin censura frente a la protección al buen nombre y la dignidad humana.

::Que nadie divulgue información sentimental en redes sociales: la propuesta que llegó al Congreso::

En contexto, el magistrado José Fernando Reyes de la Corte Constitucional señaló que “existe un derecho a vivir sin afectaciones y sin ponderaciones (...) cuando exista una vulneración de derechos el juez podrá entrar a revisar y dar órdenes de eliminar los contenidos que afecten los derechos de las personas”. Igualmente, la magistrada Gloría Ortiz, manifestó: “No en toda pelea pueden intervenir los jueces. El caso tendrá relevancia constitucional por la magnitud del perjuicio que ocasione el comentario”.

Estas declaraciones coinciden con el sentir del fallo de la Corte Constitucional que, si bien no prohíbe o impone censuras al uso de las redes sociales como forma de divulgación, sí establece reglas claras que, de no cumplirse, podrán ordenar el retiro de mensajes o publicaciones cuando estos afecten el buen nombre o la dignidad de la persona; asimismo, se tendrá en cuenta el impacto de este tipo de contenidos y los perjuicios que ocasionen.

El insulto como derecho

Dicen que a cualquier persona le asiste el derecho a insultar como expresión de su libertad de expresión. Sin embargo, hay unas excepciones por ley que no se pueden obviar, como son el respeto por los derechos de los demás, la protección de la seguridad nacional, del orden público o de la salud o moral públicas, y a la defensa de principios y valores democráticos que proscriben ciertos contenidos considerados prohibidos, como la pornografía infantil, la instigación pública y directa al genocidio, la propaganda de la guerra y la apología del odio, la violencia y el delito.

::Corte Constitucional protege derecho de mujer que rechazó a hombre por Facebook::

En conclusión, insultar no es un derecho sino una concreción de la libertad de expresión que, mal usado, puede menoscabar la integridad e imagen de una persona.

¿Qué se puede hacer?

Para responder a esta polémica y evitar que con esta decisión se afecte la libertad de expresión de quienes son usuarios permanentes de las redes sociales, se podrían tener tener en cuenta los siguientes tres criterios.

Primero, renunciar al anonimato para darle un trato ético al uso de estos canales.

Segundo, democratizar las redes sociales para permitir que todos y todas puedan divulgar y opinar dentro del respeto al otro.

Y tercero, si bien el derecho al insulto permitiría que todos fuéramos víctimas, pero también potenciales victimarios. Por ello debemos entender que el uso de las redes debe hacerse de manera responsable.

*Profesor investigador de la Facultad de Derecho de la Universidad La Gran Colombia.

882178

2019-09-22T14:00:00-05:00

article

2019-09-22T14:00:01-05:00

dduran2_104

none

Alejandro Badillo*

Judicial

‘Tatequieto’ a las redes sociales (análisis)

49

4572

4621