Por tercera vez, intentarán imputarle cargos a directivas de colegio por caso Sergio Urrego

Si las directivas del centro educativo no se presentan a la diligencia judicial, la Fiscalía solicitará medidas de fondo para garantizar su asistencia.

Ante el juzgado 18 de garantías, la Fiscalía General le imputará cargos a las directivas del colegio Gimnasio Castillo Campestre por los actos de discriminación en contra del estudiante Sergio Urrego Reyes por su orientación sexual. El joven se quitó la vida el pasado 4 de agosto de 2014 por las presiones que sufrió en el centro educativo en el que cursaba el último año escolar.

Este será el tercer intento por imputarles cargos a la exrectora del centro educativo, Amanda Azucena Castillo Cortes y la psicóloga del colegio Ibonn Andrea Cheque Acosta, quienes no han asistido a las diligencias anteriores lo que ha obligado a aplazarlas. En la misma diligencia tendrá que responder la veedora de la institución, Rosalía Ramírez Rodríguez.

Según la investigación de la Fiscalía General, existen elementos materiales probatorios que permiten inferir que existieron presiones y actos de discriminación por parte las directivas del plantel que llevaron al joven a quitarse la vida en hechos registrados el pasado 4 de agosto en el centro comercial Titán Plaza en la capital de la República.

La Fiscalía General le imputará los cargos de actos de discriminación, falsa denuncia y ocultamiento de pruebas agravado. El ente investigador igualmente le solicitará al juez de garantías que cobije con medida de aseguramiento en contra de la exrectora del centro educativo.

En la investigación se pudo determinar que los indiciados incurrieron en una serie de acciones para evitar que el joven ejerciera de sus derechos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad después de conocer que tenía una relación con otro joven del mismo sexo de la misma institución.

Son 900 folios los que ha recopilado la Fiscalía en la primera etapa de la investigación entre los que reposan testimonios de otros alumnos que manifestaron que se presentó un notorio acto de discriminación contra Sergio Urrego. (Ver Fiscalía imputará cargos por muerte de Sergio Urrego)

Entre ellos se encuentran el haberlo obligado a asistir al psiquiatra para “atender su problema” así como prohibirle el ingreso a clases. “Se presentó un tratamiento diferencial frente a los compañeros heterosexuales” puesto que a Sergio Urrego por una demostración de afecto se le abrió un proceso disciplinario interno por actos obscenos.

Mientras que a las parejas conformadas por hombre y mujer, y que según los testigos, realizaban actos demostrativos de afecto de mayor significación nunca se les abrió un proceso interno o se les llamó la atención. “Una serie de actos que habrían llegado a impedirle el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales en atención a su orientación sexual”.

En la recolección de elementos materiales probatorios se pudo determinar que pese a que las directivas del colegio negaron la apertura de una investigación interna contra el joven en documentos que reposan en la Alcaldía de Bogotá y la Secretaria de Educación se pudo comprobar su existencia.