Tesoro quimbaya debe volver a Colombia: Corte Constitucional

Así lo determinó la Sala Plena del alto tribunal después de una estudio que tardó más de cinco años. Las 122 piezas están en museos de Madrid (España) desde 1892.

Las piezas del tesoro están en Madrid desde 1892.Archivo

La pelea para que el tesoro quimbaya regrese a Colombia acaba de obtener una victoria que podría ser definitiva. La Corte Constitucional acaba de decidir que las 122 piezas que Colombia le dio hace 124 años al Reino de España deben regresar al país. La decisión era esperada desde hace más de cinco años, pues en marzo de 2012, al alto tribunal llegó el expediente para estudio de los magistrados quienes hoy, después de una votación de cinco contra uno, resolvieron ordenarle al presidente de la República que haga todo lo que esté en sus manos para recuperar lo que el país nunca debió regalar. (Sí es posible recuperar el tesoro quimbaya)

La historia de este litigio judicial comenzó hace más de 10 años por cuenta de una acción popular que presentó el ciudadano Felipe Rincón en la que le pedía a la justicia que ordenara a las autoridades a que tomaran medidas para recuperar el tesoro. El magistrado Alberto Rojas tuvo en sus manos el estudio de la petición y presentó a sus compañeros un proyecto de fallo de 234 páginas en las que les explicó cómo había más de 15 ejemplos internacionales que demostraban cómo se han hecho procesos de repatriación en situaciones similares a las de Colombia. ("No hay forma de traer el tesoro quimbaya a Colombia: Gobierno")

En ese mismo documento, Rojas explicó que no se podía tener en cuenta la explicación del Gobierno a por qué no se podía pedirle a España que devolviera las 122 piezas preciosas y que, en ningún momento, el patrimonio cultural de la Nación se ha debido enajenar. Los magistrados Alejandro Linares, Diana Fajardo, Antonio José Lizarazo y José Fernando Reyes acogieron los argumentos de Rojas, mientras que Carlos Bernal salvó su voto. La votación de este expediente no tuvo el voto de los magistrados Luis Guillermo Guerrero y Gloria Stella Ortiz, quienes estuvieron ausentes de la Sala Plena.  (Lea aquí un artículo de Antonio J.Regifo, profesor de Derecho Internacional de la Universidad Nacional sobre la importancia cultural de devolver el tesoro) 

Para la Corte Constitucional, el Ministerio de Relaciones Exteriores deben hacer todo lo que esté a su alcance para regresar el tesoro a Colombia. Durante su intervención en el alto tribunal, la Cancillería recordó que la entrega del tesoro se debe a un regalo que hizo el entonces presidente Carlos Holguín, tío abuelo de la hoy canciller, María Ángela Holguín, a la reina de España, María Cristina de Habsburgo en 1892. El ministerio, además, explicó que “no existe un mecanismo que permita a Colombia unilateralmente y de manera coercitiva obligar al Estado español a restituir las piezas que están en Madrid”.

La Corte piensa lo contrario pues los ejemplos internacionales que estudió el alto tribunal dan cuenta de las múltiples opciones que tiene un Gobierno para recuperar parte de su patrimonio cultural que fue regalado o robado en siglos pasado. Uno de los casos emblemáticos es el de Machu Picchu en Perú. Hace 100 años, varias piezas arqueológicas salieron de ese país y reposaron durante casi un siglo en la Universidad de Yale (Estados Unidos). Entre 2004 y 2014, en medio de un riguroso proceso de repatriación de bienes, el estado peruano recibió de Yale por lo menos 46.000 piezas y fragmentos arqueológicos incas, y hasta el día de hoy, existen otros 40 procesos abiertos para recuperar otros objetos del patrimonio.

Como Perú, hay incontables ejemplos: en agosto de 2007, el Getty, un museo de Los Ángeles (Estados Unidos) acordó con el Ministerio de Patrimonio Cultural de Italia la restitución de la Venus de Morgantina y otras 39 piezas de gran valor arquitectónico, entre jarrones, ánforas y fragmentos de frescos. En diciembre de ese año, un tribunal de Estados Unidos le ordenó a la baronesa alemana von Morsey Pickard que devolviera a Israel el fresco La joven Sabina de Winterhalter, un cuadro que había adquirido su suegro en 1937 en una venta forzosa de la colección de un galerista judío. Este caso se convirtió en un emblema en la búsqueda de bienes judíos que fueron expropiados durante la Segunda Guerra Mundial.

La palabra entonces la tiene el Gobierno y el Ministerio de Relaciones Exteriores quienes deberán plantear el camino para que, por la vía diplomática primero, y después a través de los recursos legales, logre que el tesoro quimbaya regrese a Colombia. La Cancillería, mediante un comunicado de prensa, se limitó a decir que todavía no ha sido notificada del fallo de la Corte. Una vez se notifique esta providencia, se procederá a analizar lo ordenado, con el fin de definir las acciones pertinentes que correspondan a este Ministerio en coordinación con el Ministerio de Cultura.