Testigo asegura que Saludcoop no corrigió irregularidades en recobros

En el caso de una pastilla se presentó un recobro de siete millones de pesos cuando su valor normal eran 62 mil pesos.

En el marco del proceso disciplinario en la Procuraduría General, Elia Rojas, coordinadora nacional de cuentas médicas aseguró que pese a que presentó un informe sobre algunas irregularidades en la manera en cómo se estaban haciendo los recobros en la EPS Saludcoop las directivas hicieron caso omiso. 

En un caso específico, la testigo manifestó que la EPS había registrado un medicamento por un porcentaje superior al real, aumentando igualmente el precio por unidad, hecho por el cual pidió que fueran revisados dichos registros con el fin de que fueran corregidos, algo que nunca se hizo.

En su intervención Rojas señaló que durante la auditoría la agencia KPMG, encargada de auditorías y fiscales y financieras, presentó unos documentos en los que se indicaba "una desviación" de acciones, algo que se encuentra en los archivos de este proceso.

"Yo le hice una observación a un medicamento que se llamaba Imatinib, tabletas de 100 miligramos, en el informe de KPMG había un margen de 152 por ciento. Les coloque que tenía que eliminar ese registro porque se había digitado la cantidad 1 y eran 120, lo que daba un promedio de siete millones por unidad pero eran 62 mil (pesos) cada una", precisó ante las preguntas del procurador del caso.

Ante esto indicó la testigo que con las correcciones que se presentaron el porcentaje del recobro iba a tener una disminución del 32 por ciento, sin embargo eso nunca se hizo durante estos meses y los registros presentaron en el informe final la misma irregularidad.

Ante las preguntas de los abogados de los implicados, la coordinadora nacional de cuentas médicas señaló que es de su conocimiento que todas las fijaciones de los precios de los recobros estaban en cabeza del entonces presidente de la EPS, Carlos Palacino.

"Eran potestad de las presidencia las negociaciones, pero nunca estuve en una negociación de medicamentos. Solamente la parametrización del sistema", precisó ante los cuestionamientos presentados por los abogados de Palacino.

La Investigación contra Palacino

Según el procurador delegado para la vigilancia administrativa, Fernando Brito, "existe una cifra superior a los 160.000 millones de pesos en recobros sobre los que hay una cantidad muy importante de cheques. Pero esos cheques posteriormente fueron anulados. Es una cifra muy importante, son más de 8.000 cheques".

Brito indico se han adelantado pesquisas que apuntan a una "apropiación de recursos totalmente injustificada", hecho por el cual tendrán que responder estos exfuncionarios, puesto que según el material documental recogido hasta la fecha hay irregularidades con el registro del manejo de esos fondos y recobros.

Por estos hechos también fueron citados a versión libre Carolina Lamus,vicepresidenta administrativa y como miembro de la Junta Administradora de Epsifarma; y Javier Mauricio Sabogal Jaramillo, vicepresidente financiero, representante legal suplente y apoderado general de Saludcoop.

Además de los miembros del Consejo de Administración de Saludcoop para el periodo comprendido entre el 2009 y el 2011,tanto principales como suplentes, entre los que se encuentran Gabriel Franco, Juan Carlos Restrepo Cardona, René Cavanzo Alzugarate, Carlos Julio Mora, William Buitrago González, Alberto Castro Cantillo, Fernando Noguera Arrieta, Ana María Piñeros, Beatriz Giraldo Aristizábal y Gloria Lucía Quiroz Hernández.

Según el Ministerio Público, Saludcoop EPS tiene a su cargo el manejo de recursos del Sistema de Seguridad Social, particularmente en el régimen contributivo, "los cuales, de acuerdo con pronunciamiento de la Corte Constitucional, son rentas de naturaleza parafiscal que comportan contribuciones obligatorias de naturaleza pública".

Ante esto, las personas ahora investigadas disciplinariamente tenían a su cargo la administración y buen manejo de los recursos públicos de la salud que el Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga) entregó en administración a esta EPS, motivo por el cual debían velar para que fueran utilizados con los fines sociales para los que estaban destinados.

Para el órgano de control "como todos los acusados intervenían en el manejo de los recursos, de conformidad con el artículo 53 del Código Disciplinario Único les cabe responsabilidad disciplinaria por los hechos irregulares".

De acuerdo con las pruebas recaudadas, estas personas al parecer habrían incurrido en faltas gravísimas al realizar recobros al Fosyga por medicamentos, servicios médicos o prestaciones excepcionales en salud en el Plan Obligatorio de Salud y fallos de tutela, utilizando como soporte el pago de cheques girados, los cuales, según la auditoría forense, no fueron entregados a sus beneficiarios.

Con esto se concluyó que el Fosyga canceló cuentas de cobro que presentó a la EPS bajo el entendido de que los servicios facturados y cobrados ya habían sido canceladoscomo lo exige la Ley para su devolución. No obstante se evidenció que la EPS no realizó los pagos soportados en los cheques, pero sí realizó los cobros al Fosyga.

"Como prueba del no pago hay constancia de que contra la EPS cursan procesos judiciales de embargo por parte de las IPS cuyas cuentas de cobro aparecen como canceladas por el Fosyga, así como del análisis que hizo la auditoría forense de la contabilidad de la EPS", precisa la decisión de la Procuraduría.

En este sentido se señala Saludcoop realizó entre 2009 y 2010 un giro masivo de cheques con el que justificó el pago de los servicios referidos al Fosyga para obtener la devolución de dichos recursos, sin embargo, los cheques no fueron entregados a sus beneficiarios y fueron anulados al término de su vigencia.