Con testigo clave, se reanuda juicio por desaparecidos del Palacio de Justicia

El cabo Édgar Villamizar declarará en el proceso que se adelanta contra el coronel (r) Edilberto Sánchez Rubiano por el delito de desaparición forzada.

Para este jueves está programado el testimonio de cabo en retiro Édgar Villamizar en el proceso que se adelanta contra el excomandante del B-2 del Ejército, coronel en retiro Edilberto Sánchez Rubiano y otros cuatro militares en el proceso que se les adelanta por el delito de desaparición forzada en los hechos enmarcados durante la toma del Palacio de Justicia, ocurrida el 6 y 7 de noviembre de 1985.

Villamizar es considerado uno de los principales testigos en los procesos que se adelanta por la presunta responsabilidad de un grupo militares que participaron en las operaciones de retoma del Palacio de Justicia en actos de tortura y posterior desaparición de 11 personas a las que se habría acusado de pertenecer al M-19.

Sin embargo, en repetidas ocasiones los defensores de los militares acusados y la misma Procuraduría, han puesto en duda a este testigo, señalando que “fue suplantado” para que su testimonio involucrara a los comandantes de la operación con la desaparición de ocho empleados de la cafetería del Palacio, tres visitantes ocasionales y la guerrillera Irma Franco.

Según la Fiscalía, Sánchez Rubiano tuvo la responsabilidad en las operaciones de retoma de adelantar labores de inteligencia, entre la cuales estaban identificar a los rehenes que eran trasladados del Palacio de Justicia a la Casa del Florero.

Como el oficial en retiro, también enfrentan el juicio los sargentos (r) Óscar William Vásquez, Antonio Rubay Jiménez Gómez, Luis Fernando Nieto Velandia y Ferney Martín Causallá Peña, quienes fungieron como subordinados de Sánchez en la retoma del Palacio.

Hace un mes, el Consejo Superior de la Judicatura le solicitó al juez 55 penal de Bogotá que agilice la realización de los testimonios restantes y emita, en los próximos cuatro meses, un fallo judicial en este caso que ya cumple más de seis años.

Pese a que el comandante del B-2 fue el primero en ser capturado por estos hechos, se encuentra actualmente en libertad por vencimiento de términos. 

Temas relacionados