Testigo del caso Colmenares se retractó del testimonio rendido a las autoridades

Jesús Martínez Durán manifestó que no ha recibido ningún tipo de beneficio.

Jesús Alberto Martínez Durán.
Jesús Alberto Martínez Durán. David Campuzano/El Espectador

En unas escuetas declaraciones a los medios de comunicación, Jesús Alberto Martínez Durán aseguró que se retractó de las declaraciones entregadas a la Fiscalía General en la investigación por la extraña muerte del joven Luis Andrés Colmenares registrada el 31 de octubre de 2010.

A la pregunta: ¿Finalmente se retractó de lo que usted le dijo a la Fiscalía? Martínez Durán respondió "Sí", mientras era trasladado por guardias del Inpec en el complejo judicial de Paloquemao.

Igualmente Martínez Durán indicó que no ha recibido ningún beneficio judicial por este hecho. "¿Cómo está su situación jurídica? Ahí vamos luchando", respondió ante las preguntas hechas por los periodistas.

Martínez Durán se encuentra privado de su libertad desde el pasado 17 de enero después de que una juez lo cobijara con medida de aseguramiento por su presunta participación en los delitos de fraude a subvención, falsedad en testimonio público y fraude procesal.

Esto después de que la Fiscalía General lo capturara por presuntamente haber faltado a la verdad en las declaraciones rendidas a la Fiscalía sobre los hechos que habrían ocurrido en el parque El Virrey.

La acusación

En la mañana de este miércoles, ante la juez 33 de conocimiento la Fiscalía acusó formalmente a Martínez Durán por su presunta participación en el robo de un vehículo propiedad de su primo en hechos registrados en octubre de 2008.

El fiscal del caso presentó el escrito formal por los delito de hurto calificado, fraude procesal y falsedad en documento público imputados por la Fiscalía General este jueves.

El ente indicó que existen pruebas documentales y testimoniales que indican que el procesado fue denunciado por su propio primo y la esposa de éste por el robo de un automóvil y otros elementos de valor en su residencia.

En este sentido se indicó que el 11 de octubre de 2008, Jorge Durán llegó a su residencia en la capital del Atlántico y no encontró su vehículo así como un DVD, una cámara digital, un reloj y un computador.

Poco después recibió un mensaje de Martínez Durán donde le indicaba "la vergüenza" que tenía por estos hechos y que en los próximos días iba a entregar el vehículo el cual había estrellado.

Sin embargo esto nunca ocurrió y poco después conocieron con documentos falsos habían vendido el automóvil a un particular quien desconocía la situación por lo cual se presentó el documento y las declaraciones.