Testimonios de niños en casos de abuso sexual

Aunque el deber de fiscales y jueces penales es individualizar, acusar y condenar a los responsables de todo tipo de delitos, ello no los faculta para perder de vista la dignidad de los menores de edad que hayan sido víctimas o testigos de agresión o abuso sexual.

Habitáculos como la cámara de Gesell (en la imagen) deben implementarse en la Fiscalía. / Archivo particular
Habitáculos como la cámara de Gesell (en la imagen) deben implementarse en la Fiscalía. / Archivo particular

El caso viene como anillo al dedo a propósito del desgarrador hecho en el que perdió la vida Yuliana Samboní, de siete años, que ha conmocionado al país, y en el que por lo menos dos niños actuarán como testigos contra Rafael Uribe Noguera, imputado por varios delitos.

En un reciente fallo, el Consejo de Estado le envió un mensaje a la Fiscalía General de la Nación, en el que le ordena implementar en forma gradual y progresiva las salas de entrevistas, es decir, condicionar la llamada cámara de Gesell en todas las direcciones seccionales de la Fiscalía General de la Nación, donde se ventilen denuncias de delitos sexuales contra menores de edad. Se trata de un espacio físico acondicionado con los implementos adecuados a la edad y etapa evolutiva de la víctima. (Lea: Dos niños son abusados cada hora en el país, ¿la cadena perpetua es la mejor opción?)

Además, la Fiscalía deberá adoptar un protocolo unificado de entrevista forense. “Teniendo en cuenta que los logros de los procesos penales por delitos sexuales en niños, niñas y adolescentes (NNA) dependen en gran medida del carácter técnico y científico de la evidencia, es preciso que el Estado colombiano avance en la adopción, consolidación y difusión de un protocolo unificado de entrevistas forenses para la investigación de casos de violencia sexual en contra de NNA y en la capacitación de los funcionarios competentes en esta materia, para que se lleve a cabo de manera adecuada, idónea y oportuna la investigación penal y se tomen las decisiones judiciales con apoyo en una correcta experticia, sujeta, desde luego, a contradicción”.

La sentencia destaca que aunque la entrevista constituye un importante elemento probatorio, al cual se accede siempre y cuando sea estrictamente necesario y no afecte los derechos de la víctima, el uso de este recurso no puede ser indefinido, razón por la cual durante la indagación e investigación la víctima menor de edad será entrevistada preferiblemente por una sola vez y sólo de manera excepcional podrá realizarse una segunda entrevista, teniendo en cuenta siempre su interés superior.

Estas órdenes a la Fiscalía tienen su génesis en un proceso conocido por el Consejo de Estado, en el cual una niña de 11 años agredida sexualmente por un adulto fue indebidamente presionada por una jueza que, según la Fiscalía, interrogó de modo intimidante a la menor con el propósito de establecer si existieron otras actividades sexuales diferentes al acceso carnal.

Según se dice en el proceso, la funcionaria judicial le repitió a la menor cerca de 30 veces una pregunta, concretamente sobre si su victimario, además de un acceso carnal contra ella, ejerció algún tipo de actividad sexual diferente. La niña respondió “sí, sí, sí” y en medio del llanto se abstuvo de seguir declarando.

 

Temas relacionados