Traspié en proceso de las 'chuzadas'

La Corte Suprema de Justicia suspendió indefinidamente la audiencia de acusación debido a una recusación.

No está despejado el panorama en el proceso judicial contra el exsecretario general de la Presidencia Bernardo Moreno y la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado, por su presunta participación en el escándalo de las ‘chuzadas’.


La inasistencia de María del Pilar Hurtado y la controversia que se generó con la lista de víctimas aceptadas por la Corte Suprema de Justicia para que participen dentro de este juicio, son dos de los ingredientes de este accidentado proceso, a los que habría que sumarles la recusación que presentó el apoderado de Bernardo Moreno, el abogado Jaime Granados Peña, que obligó a los miembros del alto tribunal a suspender indefinidamente la frustrada audiencia de acusación.


Granados aseguró que los siete conjueces y dos magistrados a cargo del juicio debían declararse impedidos debido a que fueron elegidos directamente por los magistrados titulares, víctimas de este proceso y quienes por su condición no pueden participar en él. El abogado aseguró que esto pone en tela de juicio su imparcialidad y que no es lícito que las víctimas escojan a los jueces.


Los miembros del alto tribunal rechazaron la recusación. Sin embargo, será un grupo de conjueces el que decida si este recurso es o no procedente. El Espectador contactó a algunos abogados para preguntarles su opinión sobre la recusación y sus respuestas evidencian cuán espinoso es el tema.


El abogado Luis Guillermo Pérez aseguró que el recurso es “inaudito, insólito e inadmisible. Es como si nosotras, las víctimas, recusáramos a la fiscal general porque fue propuesta por Juan Manuel Santos, quien es amigo de Bernardo Moreno”.


Por su parte, el abogado Jorge Molano aseguró que la presentación de este recurso es “una maniobra dilatoria para entorpecer el proceso”.


Posición contraria fue la del abogado Iván Cancino, quien consideró que “el recurso es completamente procedente y esto no significa que se esté poniendo en tela de juicio la honorabilidad de los magistrados y conjueces”.


La propuesta de Granados de que los conjueces sean elegidos por la Procuraduría y la Contraloría en el caso de que se acepte el recurso, fue calificada por el abogado Fabio Espitia como antijurídica y aseguró que la injerencia de cualquiera de estas instituciones sería ilegal, posición que compartieron Pérez y Molano. El tema no termina de resolverse y será el nuevo grupo de conjueces el que dé la ultima palabra. Mientras tanto, no se avizora ninguna fecha para que este accidentado proceso siga.