Con tutela, exigen que "Matador" se disculpe por una caricatura

El abogado José Luis Reyes Villamizar interpuso el recurso judicial en contra del caricaturista y el diario El Tiempo. Según el recurso, el contenido del dibujo es ofensivo y viola el derecho al buen nombre.

Julio César González, "Matador", en la ceremonia de los Premios Simón Bolívar.Archivo

A través de su cuenta de Twitter, el caricaturista Julio César González, más conocido como Matador, explicó que había recibido la notificación oficial de que en un juzgado de Bogotá había aceptado un recurso judicial en su contra por una caricatura que publicó el diario El Tiempo. En el dibujo aparece el candidato presidencial Iván Duque, convertido en un cerdo, con un viñeta de texto que dice: “Soy el único uribista que no está ‘cochino’”. 

(Le puede interesar: Retador, el Matador de la extrema derecha)

De acuerdo con la tutela interpuesta por el abogado José Luis Reyes Villamizar, la caricatura viola sus derechos al buen nombre, a la libertad de conciencia y a la libertad de elegir, además de considerarla ofensiva. El Tiempo explicó que lo que pide el tutelante es que un juez le ordene a Matador y al propio diario a que pidan disculpas públicas por la publicación del pasado 24 de febrero.

En el recurso judicial, de seis páginas, el abogado Reyes Villamizar señala que, en su opinión, por encima de cualquier preferencia política, en épocas preelectorales la función de los medios de comunicación es “informar veraz y objetivamente a los ciudadanos y evitar conductas orientadas a generar creaciones intelectuales (en forma de noticia, artículo de opinión o incluso caricatura) orientadas a denigrar a cualquier candidato, movimiento político”. 

Reyes agrega que él y muchos otros se consideran seguidores del senador Álvaro Uribe Vélez y que, por eso, son llamados uribistas. “La osadía del caricaturista de llamarnos a los uribistas cochinos, constituyó una manifestación denigrante, orientada a señalar con expresiones derogatorias, a quienes seguimos las orientaciones del expresidente Uribe y a influir por la vía de la ofensa y la descalificación en la conciencia de los electores”, dice la tutela.

Para el abogado Reyes, la caricatura en cuestión amenaza con dañar la imagen de los candidatos del Centro Democrático y rebasa los límites de la libertad de prensa. Además de pedirle al juez que le ordene a El Tiempo y a Matador a pedir disculpas, Reyes le solicitó que obligue a que el diario a que amoneste públicamente al caricaturista “para que las manifestaciones realizadas en sus caricaturas se elaboren sin recurrir a expresiones derogatorias, ofensivas o denigrantes” contra los uribistas o cualquier otro partido político. 

“Con tutela quieren censurar mi libertad de expresión y piden que me retracte por esta caricatura. El demandante es el abogado José Luis Reyes Villamizar, que se define como ‘simpatizante del Centro Democrático’ el mismo partido que altera mis caricaturas y las usa de manera ilegal”, escribió González en un trino en su cuenta personal de Twitter.

(En contexto: Óscar Iván Zuluaga comparte caricatura de Matador a la que modificaron y quitaron el crédito)

Matador le explicó a El Tiempo que la tutela lo que pretende es censurarlo a través de la justicia y que “es paradójico porque en varias oportunidades es el Centro Democrático el que altera los textos de mis caricaturas y las de otros colegas. (La caricatura) es fiel a la verdad. Nadie me puede decir que es mentira lo que está en la caricatura”. 

La Fundación para Libertad de Prensa (FLIP) se pronunció al respecto y señaló que: “La sátira, la crítica y la parodia son ejercicios legítimos de la libertad de expresión. Una decisión judicial de censurar a Matador, sería una afrenta grave contra su derecho fundamental a opinar”. Mediante un comunicado de prensa, la FLIP anunció que estará presente en el proceso judicial y que “espera que esta acción que pretende judicializar el humor tenga como sentencia la confirmación de los estándares que protegen la caricatura como una manifestación de la libertad de opinar”.