Tribunal compulsó copias para investigar a uniformados por muerte de teniente de la Policía

Se busca establecer quiénes fueron los autores materiales del crimen.

La Sala Penal del Tribunal de Bogotá compulsó copias para que se investigue la presunta participación de un grupo de uniformados en los hechos que rodearon la muerte del teniente Mario Vianey Gamboa Murcia en el marco de un operativo en el sur de Bogotá en septiembre de 2011.

En este caso se determinó que es menester establecer la responsabilidad o conocimiento de un sargento adscrito a la Sijín que viajaba con él cuando atendían una llamada sobre un robo a una vivienda en el barrio Ciudad Montes de Bogotá el 31 de octubre de 2011.

“No se conoce si el sargento Unigarro actúo solo o con los mismo agentes integrados de la patrulla (…) no se puede aludir que el agente sea el único que participo en el homicidio”, manifestó el magistrado en la lectura del fallo.

En dicho operativo participaron cerca de 20 uniformados, quienes se enfrentaron con los presuntos asaltantes. Se ha podido establecer que agentes del CTI de la Fiscalía General adelantarán la recolección de los testimonios de los participes.

Esta determinación se tomó dentro del fallo de segunda instancia en contra de Francisco Ruiz García, Nelson Galindo Cano, Pablo Javier Gómez Sánchez y Alexander Urrego Herrero, en el que se consideró que no existen pruebas que permitan inferir su participación en el delito de homicidio agravado.

“El disparo fue propinado a corta distancia, de abajo hacia arriba de derecha a izquierda”, precisó el magistrado, al considerar que no existe evidencia probatoria suficiente que permita establecer la responsabilidad de los tres asaltantes con el crimen.

Ante esto, el Tribunal tuvo como base los dictámenes emitidos por Medicina Legal y de balística, en los cuales se permite inferir que el teniente falleció por un disparó en su cabeza propinado a corta distancia, por lo que no se descarta que el hecho se presentara en el interior de la camioneta de la Policía en la que se movilizaba.

En la determinación del magistrado también los absolvió de las conductas de homicidio en grado de tentativa y hurto calificado y agravado por lo que su pena fue reducida a 40 años, recibiendo una rebaja de siete años frente al fallo emitido en primera instancia.

En la decisión se ordenó la captura inmediata de Alexander Urrego, quien el pasado mes de julio fue rescatado por un grupo de hombres armados cuando asistía a una cita médica en el sur de Bogotá.