De 9 a 18 años de prisión aumentan condena del 'Asesino de Monserrate'

En fallo de segunda instancia, el Tribunal Superior de Bogotá incrementó la pena a Fredy Valencia por el crimen de María del Pilar Rincón.

En fallo de segunda instancia la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá condenó a 18 años de prisión a Fredy Armando Valencia Vargas, más conocido como el ‘Asesino de Monserrate’ por su responsabilidad en el crimen de María del Pilar Rincón Muñoz en hechos registrados en noviembre de 2014 en el centro de la capital de la República.

Al resolver un recurso de apelación presentado por la Fiscalía General y la representante de los familiares de la víctima la Sala aumentó la condena de nueve años y cinco meses de prisión emitido en el fallo de primera instancia por el juzgado 53 de conocimiento el pasado 20 de abril. (Ver Condenan a nueve años y cinco meses de prisión al 'Asesino de Monserrate')

Para el juzgador se presentó una falla al momento de darle los beneficios jurídicos que establece la ley al procesado, quien aceptó su responsabilidad en el delito de homicidio agravado en la audiencia de imputación. Valencia Vargas actualmente se encuentra privado de su libertad en la cárcel Modelo de Bogotá, y enfrenta otro proceso por el abuso sexual y homicidio de ocho mujeres. 

Según la investigación de la Fiscalía, el hombre, quien se dedicaba al reciclaje, tuvo contacto con la mujer, a quien le ofreció llevarla a su cambuche ubicado en el cerro de Monserrate para ofrecerle ropa limpia y sustancias psicoactivas. Sin embargo cuando ella se negó a sostener relaciones sexuales la atacó físicamente. (Ver Dolorosas historias detrás de las víctimas del asesino de Monserrate)

Posteriormente la asfixió y botó su cuerpo a un basurero. El fuerte olor fue reportado por los vecinos del sector a la Policía del barrio La Candelaria, quienes adelantaron un operativo en la zona donde encontraron el cadáver. Al ser interrogado por los uniformados Valencia aseguró que además de dicho cuerpo estaban enterrados otros en la zona.

Los investigadores pudieron determinar que el “modus operandi” de Valencia consistía en contactar a mujeres con necesidades y/o drogadictas para ofrecerles comida, ropa, droga y licor. A cambio de esto les pedía sostener relaciones sexuales en su cambuche. (Ver Las artimañas del 'asesino de Monserrate' para engañar a sus víctimas)
 
Sin embargo, las que se negaron fueron agredidas hasta la muerte por el hombre. En la investigación se estableció que el ahora condenado tenía claro conocimiento de la gravedad de su conducta. Valencia no presentaba una incapacidad psicológica o trastorno que le impidiera comprender la ilicitud de sus actos. En el fallo de segunda instancia se consideró que se aprovechó de la vulnerabilidad de las mujeres.