Por caso Fidupetrol

Tribunal de Bogotá condenó al exmagistrado Rodrigo Escobar a cuatro años de prisión

Aunque en primera instancia fue declarado inocente, la Sala Penal del Tribunal de Bogotá consideró que el exmagistrado de la Corte Constitucional sí participó de manera irregular en la selección de una tutela de Fidupetrol contra una multa de $22.500 millones.

Rodrigo Escobar Gil se retiró de la Corte Constitucional en el año 2009. Archivo El Espectador

El Tribunal Superior de Bogotá revocó el fallo de primera instancia que absolvió al exmagistrado de la Corte Constitucional, Rodrigo Escobar Gil, y lo condenó a una pena de cuatro años de prisión. La Fiscalía lo investigaba por, supuestamente, haber intercedido en la selección de una tutela en el alto tribunal –a la que una vez perteneció– para evitar una multa que la Corte Suprema de Justicia le impuso a la empresa Fidupetrol por un valor aproximado de $22.500 millones.

La hipótesis que planteó la Fiscalía fue que el reputado abogado, quien también se desempeñó como excomisionado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, intercedió ante magistrados de la Corte Constitucional “con el propósito de inducirlos a favorecer en sede de revisión a la empresa Fidupetrol, para que el recurso fuese seleccionado y fallado de acuerdo con sus intereses particulares". (Le podría interesar: Absuelven al exmagistrado Rodrigo Escobar Gil por caso Fidupetrol)

De acuerdo con la investigación, el exmagistrado fue contactado por el máximo accionista de la empresa, Helbert Otero, para que influyera sobre los magistrados y lograra que una tutela fuera seleccionada. Una vez eso pasara, la Corte Constitucional debía tumbar el fallo que multó a Fidupetrol. Esa sanción derivaba del hecho de que el exgoberador de Casanare, Witman Porras, había invertido recursos del departamento en fiducias, algo prohibido teniendo en cuenta que los recursos públicos no se pueden invertir en operaciones financieras riesgosas

Para que la tutela de Fidupetrol fuera escogida, según el ente investigador, el abogado Víctor Pacheco, condenado por estos hechos, acudió a Escobar Gil como puente para llegar hasta el entonces magistrado Jorge Ignacio Pretelt, quien supuestamente pidió $500 millones por "ayudar" en este tema. Pretelt, quien ha dicho en reiteradas oportunidades que es inocente, está a la espera de que la Corte Suprema defina su futuro y determine si es inocente o culpable. (Lea también: En la Corte Suprema terminó el juicio a Jorge Pretelt)

¿Por qué condenaron al exmagistrado?

De acuerdo con el fallo, Rodrigo Escobar Gil sí influyó porque, siendo asesor de Fidupetrol, logró una reunión privada con el ponente de esa tutela, Mauricio González. “El procesado, al abordar este tema, sabía por anticipado que el magistrado Mauricio González era el ponente de ese asunto, tanto que así quedó expresamente expuesto en el contrato de prestación de servicios entre Fidupetrol y la empresa que representaba el procesado (Escobar Campos y Cia S.C.A.)”, detalló el Tribunal Superior de Bogotá.

Asimismo, el Tribunal llegó a esa conclusión porque Escobar Gil no se limitó a hablar sobre el trámite de la revisión de la tutela, sino que explicó que, de negarse ese recurso, se verían afectados los ahorros de exempleados de Ecopetrol, “con lo cual pretendió introducir un argumento dirigido a las emociones compasivas del ponente”. El exmagistrado Mauricio González, en el curso de las investigaciones, confirmó que el exmagistrado le había hablado del tema en la reunión convocada supuestamente por Pretelt. (Le sugerimos: “No abrigo rencores ni sentimiento de venganza”: exmagistrado Rodrigo Escobar Gil)

“Se llega a la conclusión de que la injerencia que tuvo el procesado (Escobar Gil) ante el ponente no debió ocurrir, por ser contraria, entre otras, a una prohibición expresa del reglamento de la Corte Constitucional, de modo que fue indebida. En esta condición, tal influencia alcanzó a tener la potencialidad de ser un verdadero tráfico de influencia de particular, en su dimensión penal”, se lee en el fallo de 52 páginas cuyo ponente es el magistrado Fernando Adolfo Pareja Reinemer.

Igualmente, el Tribunal explicó que lo dicho por el abogado Víctor Pacheco ante las autoridades evidencia que Escobar Gil sabía de la idea de que Jorge Pretelt buscara al entonces magistrado Mauricio González, aprovechando la cercanía que existía entre ellos. En el contrato que acordó el exmagistrado con Fidupetrol quedó estipulado un anticipo de $200 millones y una prima de éxito por el mismo valor distribuidos así: $100 millones si lograba que la Corte Constitucional suspendiera provisionalmente la sentencia de la Corte Suprema y otros $100 si la sentencia salía a favor de Fidupetrol. Escobar Gil fue condenado por el delito de tráfico de influencias, inhabilitado para ejercer cargos públicos y multado con 100 salarios mínimos (más de $78 millones).