Tribunal de Cundinamarca admite para su estudio demanda contra venta de Isagén

El recurso había sido presentado por varios congresistas, quienes argumentaron entre otros, que la venta de la generadora de energía violó los derechos de libre competencia.

Hidrosogamoso hace parte de los activos de Isagén. / Cristian Garavito - El Espectador

Luego de que un grupo de senadores radicara una demanda ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca para evitar que la venta de la generadora de energía Isagén se cristalice, este lunes la Sección Primera del alto tribunal admitió para su estudio el recurso.

Pese a que ya se materializó la operación con la que el Gobierno enajenó el 57,6% de la participación del Estado en Isagén, un grupo de congresistas –entre los que están Jorge Robledo, Sofía Gaviria, Antonio Navarro e Iván Duque– radicaron el pasado martes el recurso contra el proceso. (Lea: Radicarán nueva demanda para evitar que venta de Isagén se cristalice)

Los argumentos de los legislados, junto con la Red de Justicia Tributaria y Sintraisagén, es que la venta de la generadora de energía violó los derechos de libre competencia, ocasionó un detrimento del patrimonio público y afectó gravemente la moral administrativa, "por lo que debe declararse ilegal y evitar que se lleve a cabo en su totalidad", señaló una de las organizaciones en una nota de prensa.

Según la Red de Justicia Tributaria, "el proceso aún puede detenerse porque tanto el Gobierno Nacional como el fondo de inversiones Brookfield tenían suficiente información sobre los procesos legales en curso. Además, conociendo las dificultades que ha afrontado la venta, el Ministerio de Hacienda cambió las reglas de juego a última hora".

Por la venta de sus más de 15 millones de acciones en Isagén, el Gobierno recibió $6,49 billones. Este monto representa la oferta mínima que desde el Ministerio de Hacienda, con ayuda de una firma especializada, se estableció para la subasta.

Luego de que el Consejo de Estado levantara las medidas cautelares en contra de la venta de la empresa de energía, que habían sido impuestas luego de considerar que la operación podría afectar los intereses de la Nación, se reactivó la subasta en la que Colbún, Engie (antes GDF Suez) y Brookfield habían expresado, hasta mayo cuando se impuso el recurso, su intención de participar en la puja. 

Sin embargo, en la recta final, y a pesar de haber manifestado su interés a finales de diciembre, la chilena Colbún comunicó que desistía. "Luego de evaluar la situación en las instancias corporativas, Colbún informa que debido a nuevos plazos establecidos por a autoridad para la presentación de la oferta y también, en parte por el aumento del precio mínimo de la generadora, no estará en condiciones de presentar una oferta".