Tribunal ordena trasladar a La Picota a Otto Bula

La corporación le dio un plazo de 48 horas al director del Inpec, para que traslade al excongresista a esa penitenciaría.

Cristian Garavito / El Espectador

El Tribunal Superior de Bogotá, luego de resolver una acción de tutela instaurada por el excongresita Otto Nicolás Bula Bula quien pidió tener en cuenta el cambio de reclusión, para que le sean respetados los derechos, al debido proceso, y a la dignidad humana.

La ponencia del magistrado Alberto Poveda Perdomo sobre la  tutela en primera instancia contra la Fiscalía, le ordena al Inpec trasladar en un plazo de dos días al exlegislador.

Ordenar al brigadier general Jorge Luis Ramírez Aragón, director general del Institución Nacional Penitenciario y Carcelario Inpec quien haga sus veces que en el término de 48 horas contadas a partir de la notificación (…) disponga del traslado de Otto Nicolás Bula Bula de manera inmediata al pabellón especial para funciones públicos del complejo carcelario penitenciario Metropolitano La Picota” dice la decisión.

El tribunal advirtió además al Inpec para que garantice la seguridad de Bula: “adoptará las medidas necesarias para brindar una efectiva protección de los derechos fundamentales de Otto Nicolás Bula Bula”.

(Lea aquí: Caso Odebrecht: Trasladan a Otto Bula a una guarnición militar)

El exsenador liberal Otto Bula había sido trasladado al Centro de Estudios Superiores de la Policía Nacional (Cespo) para que cumpliera la medida de aseguramiento interpuesta en su contra por un juez de control de garantías de Bogotá el pasado 18 de enero en el marco de la investigación que se adelanta por su presunta participación en el recibimiento de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht para resultar beneficiados con millonarios contratos de obras públicas en Colombia.

La defensa del excongresista manifestó en su momento que se le debe garantizar la protección a su cliente. Para esto el abogado presentó documentos con los que sustenta que su cliente es funcionario público.

Bula en principio fue privado de la libertad en los calabozos del antiguo edificio del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en el centro de la capital de la República.