Tribunal solicitó esclarecer relación de Francisco Santos con el Bloque Capital de las AUC

La Sala de Justicia y Paz exhortó a la Fiscalía para que se esclarezcan las versiones que relacionan al exvicepresidente con el proyecto de conformación del Bloque Capital.

La Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá le solicitó a la Fiscalía General documentar todo lo relacionado con el proyecto de creación del denominado Bloque Capital de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Esto haciendo referencia al hecho que existen testimonios de comandantes paramilitares que hacen referencia a personas que habrían participado en la consolidación de dicha estructura en la capital de la República.

En marzo de 2007, Mancuso Gómez declaró que por petición expresa del entonces máximo jefe de las AUC, Carlos Castaño Gil se hicieron los movimientos para “montar” un Bloque en la capital de la República, un punto estratégico en la lucha antisubversiva. En la planeación para la conformación de la estructura paramilitar también participó un capitán del Ejército quien habría tenido acercamientos con Castaño Gil. 

En sus declaraciones el excomandante del Bloque Norte de las AUC hizo mención al interés que generó esta idea en el periodista Francisco Santos Calderón, quien lo entrevistó en dos oportunidades. El primer encuentro reseñado tuvo lugar en la vereda El Volador en Tierra Alta (Córdoba) y la segunda en las instalaciones del periódico ElTiempo en Bogotá en 1997. El tema en común en los diálogos era la explicación del proyecto paramilitar en Colombia.

En su declaración rendida el 15 de mayo de 2007, Mancuso aseguró que la estrategia para “obtener un reconocimiento político” tenía dos partes. Una era la búsqueda de “puentes hacia los medios de comunicación con la intención de mostrar la realidad y buscar aliados que estuvieran de acuerdo con nuestra ideología de autodefensas”, por el cual solicitaron reunirse con Santos Calderón.

“Insisto -refiriéndose a Francisco Santos- que incluso me sorprendí de la receptividad que encontramos con él. (…) Santos alabó el modelo que le expusimos, de cómo funcionábamos en Córdoba, y nos manifestó (…) porque las autodefensas algún día pudiera replicar ese modelo de autodefensas en Bogotá, pues se veía con preocupación en los círculos capitalinos el avance de la guerrilla como venían siguiendo a la capital colombiana el cual no se podía permitir por que se veía afectada la democracia según afirmaba el doctor Santos (sic)”, precisó Mancuso.

En su momento la Fiscalía General resaltó que en los dos encuentros Santos Calderón pudo conocer sobre el proyecto paramilitar e incluso le manifestó a Mancuso la necesidad de replicarlo en la capital de la República. Esto al hacer presente su preocupación sobre lo que consideraba un avance de la presencia de la guerrilla en Bogotá lo “cual no se podía permitir”.

El 29 de abril de 1997 fue publicado en el diario ElTiempo un artículo firmado por Francisco Santos Calderón titulado “Proyecto contra insurgentes”.

El proyecto paramilitar

El Tribunal resalta que las autoridades deben establecer la participación de Francisco Santos Calderón en la fomentación del proyecto paramilitar en Colombia. Haciendo referencia al contexto histórico del país en el año 1997 cuando dicho grupo armado ilegal logró expandirse por varios territorios y conformar grupos en los departamentos donde delinquía la guerrilla.

En la celebración de la Primera Cumnbre Nacional de las Autodefensas, el 18 de abril de 1997, se dieron las instrucciones para el control territorial en Córdoba, Urabá, Magdalena, Puerto Boyacá y los llanos orientales. Se definieron como una “organización nacional antisubversiva en armas y en el campo político. Un movimiento de resistencia civil, que representa y defiende derechos e intereses nacionales desatendidos por el Estado, gravemente vulnerado y amenazados por la violencia de la guerrilla”.

En el año 2000 se presentó un notable incremento en los enfrentamientos entre los paramilitares y los grupos guerrilleros. Igualmente se presentaron ataques contra la población civil y la ejecución de masacres como la del Aro (Antioquia), la Masacre de Mutatá (Antioquia), la Masacre de Segovia (Antioquia), la Masacre de Mapiripán, entre otras. Hechos que generaron homicidios agravados, torturas, desplazamientos masivos y desapariciones forzadas.

“La relevancia penal en lo que respecta a las investigaciones adelantadas en la Fiscalía General de la Nación, en contra de Francisco Santos, no pueden reducirse a establecer si las reuniones dadas a conocer por Salvatore Mancuso en 1997, por sí solas constituyen o no algún crimen. Sino al examen de la situación política por la que atravesaba el país, para aquella época”, precisa la Sala.

Debido a esto se exhortó a la Fiscalía General para que “integre a las respectivas investigaciones, el contexto contenido en este fallo, respecto de las citas que implican el nombre de Francisco Santos. Del mismo modo, se exhortará a la Fiscalía para que habilite los escenarios procesales diseñados por esta jurisdicción, para incorporar el contexto y los hechos atribuidos al Bloque Capital”.

Esta decisión se desprende del fallo en contra del excomadante del Bloque Centauros y Héroes del Llano del Guaviare, Manuel de Jesús Pirabán, alias ‘Pirata’ y otros 18 desmovilizados.