Con tutela buscan que nuevo acuerdo de paz sea refrendado en otro plebiscito

En la acción presentada ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca se argumenta que para que tenga validez el documento firmado el pasado jueves entre el Gobierno y las Farc debe ser avalado por medio de un mecanismo de participación ciudadana.

El concejal de Bogotá, Marco Fidel Ramírez presentó una acción de tutela ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca con la que se busca que el nuevo acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y las Farc sea refrendado mediante un mecanismo de participación ciudadana como el plebiscito.

El cabildante considera que el Congreso no cuenta con la legitimidad para refrendar e implementar el documento alcanzado el pasado 11 de noviembre en La Habana (Cuba). Advierte que no se pueden desconocer los resultados del plebiscito del 2 de octubre en el que ganó la opción del NO frente al primer acuerdo.

En este sentido se manifiesta que se está desconociendo además la sentencia 379 de 2016 por medio de la cual la Corte Constitucional le dio el aval a la figura del plebiscito como el mecanismo para refrendar el acuerdo firmado entre las dos partes tras las negociaciones de paz.

“No se puede refrendar acuerdo alguno sin tener en cuenta la refrendación popular”, precisa la acción presentada por el concejal quien considera que con la decisión del presidente Juan Manuel Santos de enviar el documento al Congreso para su refrendación se está desconociendo el derecho de participación ciudadana.

Debido a esto solicitó al Tribunal que se “proteja el derecho fundamental de la democracia participativa y se ordene al presidente a convocar a un mecanismo de participación democrática en el que los nuevos acuerdos sean refrendados según la decisión del Constituyente Primario y no por el Constituyente Segundo”.

En la acción de ocho páginas se citan varias sentencias de la Corte Constitucional que hacen referencia al derecho de participación de los ciudadanos en la gestión pública, la democracia participativa y el alcance transversal, universal y expansivo de la participación ciudadana.   

Ramírez explica que se busca "evitar un perjucio inrremediable para que se amparen mis derechos y los de seis millones y medio de colombianos a la particpación democrática". En este punto considera que el presidente de la República debe respetar los fallos de la justicia y además la votación de las mayorías que no estuvieron de acuerdo con el primer acuerdo. 

"El señor presidente de la República ha tomado la costumbre de ensillar antes de traer las bestias y estamos en un estado social de derecho y el primero que está obligado a respetarlo es el jefe de Estado y la acción de tutela apunta a eso". Considera que ningún acuerdo puede ser refrendado si no cuenta con el apoyo de la mayoría.