La última carta de la defensa de 'Kiko' Gómez

El exmandatario de La Guajira aseguró que cuenta con las pruebas necesarias para demostrar que los procesos penales que se adelantan en su contra hacen parte de un “complot”.

“Nunca he ordenado matar a alguien y nunca me he reunido con Marcos Figueroa para ese fin”. De esta manera el exgobernador de La Guajira, Juan Francisco Gómez Cerchar le respondió a su abogado en el marco del proceso que se adelanta en su contra por su participación en los hechos que rodearon el crimen de la exalcaldesa del municipio de Barrancas, Yandra Brito y dos personas más.

Vía teleconferencia desde la cárcel La Picota de Bogotá, el exmandatario departamental aseguró que cuenta con las pruebas necesarias para demostrar que los procesos penales que se adelantan en su contra hacen parte de un “complot” convocado por sus enemigos políticos. Gómez Cerchar rechazó cualquier tipo de responsabilidad en el asesinato de Brito.

Para ello hizo una solicitud final ante el juez primero especializado de Bogotá para que se tenga en cuenta una grabación que tiene en su poder en la cual María Loreta Brito, hermana de la exalcaldesa le explica las presiones ejercidas para vincularlo en este caso. Aseguró que esta prueba es fundamental para demostrar que todo se trata de un montaje.

Aclaró que en la conversación le aseguró que personas de su familia estarían detrás de este montaje en su contra, aclarando que no existe una prueba que lo vincule directamente. El juez del caso aceptó la solicitud del procesado, decisión que fue apelada por los representantes de la Fiscalía, la Procuraduría y las víctimas, por lo que será la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá el que tenga la última palabra. 

Bajo la gravedad de juramento el exmandatario indicó que la Fiscalía General ha presentado “testigos falsos” en el desarrollo del proceso penal que se le adelanta por los delitos de homicidio agravado, porte ilegal de armas y concierto para delinquir. Para Gómez Cerchar durante el juicio nunca se presentó un testimonio que indicara que amenazó de muerte a Yandra Brito.

Sobre la exmandataria aseguró que tenían una fuerte amistad, reseñando que fue su secretaria general durante cuando él fue alcalde del municipio de Barrancas. “Fuimos compañeros políticos además de que compartimos en reuniones sociales”, aseguró ante las preguntas de su abogado.

Agregó que tiene conocimiento que algunos testigos en su contra en el juicio tuvieron relación con el atentado en plaza pública que sufrió cuando estaba en campaña para la Gobernación. Por esto presentó denuncia en contra del excónsulo Vladimiro Cuellar y el dirigente político de La Guajira, Wilmer Hernández Sierra. “Pero es que resulta que de lo mío nada es verdad”.

Gómez aseguró que para el pasado 24 de junio se tenía lista la imputación de cargos en contra de un grupo de testigos falsos en su contra, pero por orden del entonces vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo el expediente se trasladó a Bogotá y ahora se encuentra “dando vueltas de un despacho a otro”.

“Esto no le conviene a la Fiscalía General”, manifestó. En el interrogatorio, el exgobernador aseguró que pese a que conocía a Marcos de Jesús Figueroa y tenían una amistad no se puede decir que se la pasaban juntos o que conocía totalmente las actividades que éste realizaba.

Por esto le solicitó al juez del caso que tenga en cuenta un derecho de petición en el que se indica que en los consejos de seguridad celebrados entre 1995 y 2013 nunca se estableció que Marcos de Jesús Figueroa hacía parte de una banda criminal. “Quiero aclarar la verdad”.

“La figura de asesino que han querido construir de mi es un absurdo”, precisó al manifestar que nunca entendió la denuncia que presentó Brito en su contra. “La señora Nadda Carrillo, madre de Yandra y de la que comprendo su dolor, nunca demostró en este juicio que yo los estuviera demostrando”. 

Gómez Cerchar fue detenido en octubre de 2013. Actualmente se encuentra en la cárcel La Picota de Bogotá esperando el fallo en el otro proceso que se le adelanta por su presunta participación en los asesinatos del concejal Luis López Peralta y otros dos personas.