La última defensa de José Miguel Narváez por el crimen de Jaime Garzón

En sus alegatos finales el exsubdirector del DAS aseguró que no existen pruebas certeras para relacionarlo con la planeación y ejecución del asesinato del periodista.

Después de dos años finalizó el juicio contra el exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez por su presunta participación en los hechos que rodearon la planeación y ejecución del crimen del periodista Jaime Garzón Forero registrado el 13 de agosto de 1999. Durante los alegatos finales Narváez aseguró que no existen pruebas para vincularlos en este caso.

En su extensa intervención, Narváez Martínez aseguró que los testigos escuchados en el juicio “son de oídas”, es decir que no tenían conocimiento directo sobre las supuestas reuniones que él sostuvo con el máximo comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Castaño Gil y las clases que daba sobre temas antisubversivos y anticomunistas en los campamentos paramilitares. 

El exsubdirector del organismo de seguridad (de julio a octubre a de 2005) indicó que el excomandante paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’ incurrió en varias contradicciones e inexactitudes cuando lo señaló ante las autoridades judiciales de tener relación directa con Castaño Gil y haber participado en el crimen del periodista.

Narváez citó una serie de declaraciones de ‘Don Berna’ en las cuales se contradijo frente al tiempo, modo y lugar en el que se habrían presentado las reuniones en las que supuestamente “instigó” al máximo jefe de las AUC para que se diera la orden de asesinar al periodista y humorista. (Ver Procuraduría pide absolver a José Miguel Narváez por crimen de Jaime Garzón)

“La Fiscalía ha tomado como verdaderas las declaraciones de ‘Don Berna’ sin tener en cuenta varios fallos en los que se indicaba mi inocencia”, aseguró el procesado en sus alegatos de conclusión. En este sentido manifestó que el excomandante paramilitar Francisco Villalba, alias ‘Cristian Barreto’ (asesinado el 22 de abril de 2009) aseguró que él nunca había tenido participación en estos hechos.  

Para Narváez estas declaraciones no se han citado en su expediente, hecho por el cual le solicitó al juez séptimo especializado de Bogotá que se tengan en cuenta las mencionadas declaraciones en el proceso penal. El exsubdirector del DAS es procesado por el delito de homicidio agravado en calidad de determinador. (Ver "José Miguel Narváez instigó el crimen de Jaime Garzón": Fiscalía)

Según la investigación de la Fiscalía Narváez Martínez habría aprovechado su estrecha relación con Carlos Castaño Gil para sugerirle atentar contra la vida del periodista, a quien señalaba de ser afín a la guerrilla del ELN. Para el ente acusador el exsubdirector del DAS le manifestó al jefe paramilitar que Garzón se beneficiaba económicamente en su labor como mediador para la liberación de secuestrados.

En este proceso la Fiscalía General solicitó que se emita la máxima condena contra el procesado, mientras que la Procuraduría General solicitó que se emita fallo absolutorio. Por su parte los representantes de las víctimas indicaron que el crimen de Jaime Garzón debe declararse como de lesa humanidad puesto que hizo parte de un plan estratégico de los paramilitares para atentar contra la vida de periodistas, defensores de derechos humanos y líderes sociales.