Las últimas fotografías que le tomaron a Luis Carlos Galán

El fotógrafo de la campaña del precandidato presidencial reconoció que no fue requisado para ingresar a la plaza de Soacha (Cundinamarca) y existía muy poca presencia de la policía durante el evento registrado en la noche del 18 de agosto de 1989.

Ante el juzgado primero especializado de Cundinamarca fueron presentadas una serie de 23 fotografías tomadas durante la visita del precandidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento al municipio de Soacha (Cundinamarca) en la noche del 18 de agosto de 1989. En las fotos, tomadas por José Herchel Ruiz, se registró el ingreso del dirigente político liberal a la plaza, el momento en que cayó al piso después de la ráfaga de balas que recibió sobre su humanidad y el momento en el que fue trasladado a un centro médico.

El fotógrafo, quien testificó en el proceso que se adelanta contra el coronel (r) Manuel Antonio González y el capitán (r) Luis Felipe Montilla, dio detalles del ambiente que se vivió esa noche en dicho municipio. “Había mucha euforia”, señaló el testigo al hacer referencia a que le llamó mucho la atención la gran cantidad de pólvora que “estaban echando desde los cuatro costados”, hecho que no se había presentado en ninguno de los eventos a los que había acompañado a Galán Sarmiento.

Ruiz, quien fue el fotógrafo de la campaña política, aseguró que esa noche llegó de afán a la plaza de Soacha. En ese momento, según narró, no le hicieron ningún registro para su ingreso al lugar donde el precandidato presidencial iba a presentar un discurso. “Solamente existía un retén para prohibir el ingreso de vehículos a dicha zona”, aseguró el testigo al reiterar que no se le hizo una requisa.

“No había filtro para ingresar a la Plaza de Soacha”, aseguró el reportero gráfico al recordar que le tomó una foto a la caravana en la que venía el precandidato presidencial quien se movilizaba en una volqueta acompañado de la “banda de guerra” de un colegio municipal. Tomó esas fotografías e inmediatamente corrió al lugar donde se había instalado la tarima de andamios para el evento central.

Pocos minutos después, tras traspasar un río humano, el dirigente político llegó a la tarima. Debido a la altura de la misma tuvo que recibir la ayuda de uno de sus escoltas para subir. Pocos segundos cayó al piso tras una ráfaga de balas que se confundió con la pólvora. “Yo creía que se había resbalado” narró el fotógrafo al manifestar que por su “instinto” empezó a tomas las fotografías.

“En ese momento bajan al doctor Galán de la tarima. Había muy poca gente, solamente los agentes de seguridad en pose de defensa puesto que se estaban presentando muchos disparos. No se sabía si eran los espaldas o gente que estaba al fondo de la plaza”. Cuando se presentó la balacera se fue la luz de la plaza central y solamente quedaron los focos que iluminaban la parte externa.

Al revisar las fotografías que le fueron puestas en conocimiento en la diligencia judicial el fotógrafo reconoció que durante el recorrido por las calles del municipio, en la plaza central y en cercanías a la tarima no se registró la presencia de ningún policía. Las únicas personas armadas hacían parte del esquema de seguridad de Galán Sarmiento.

Después que el líder político liberal fue trasladado a un centro médico, el fotógrafo junto al camarógrafo de la campaña se toparon con un arma en el piso, “era una mini uzi” la cual le fue entregada a un agente de policía que hacia presencia en el lugar quien no les pidió una identificación. “Solamente la recibió y ya”. 24 años después José Hechem Ruiz se arrepiente de no haber tomado dicha fotografía, que habría podido ser fundamental en la investigación ya que fue hallada a pocos metros de la tarima en la que Galán había recibido la herida mortal.