Último recurso para evitar impunidad en caso de Gómez Hurtado

La familia de Álvaro Gómez presentó una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que declare imprescriptible el caso.

Por años la familia del exdirector de El Siglo, Álvaro Gómez Hurtado, ha clamado justicia por el asesinato del líder político el 2 de noviembre de 1995. Desde esa época les han solicitado a las autoridades colombianas aclarar el crimen que hoy en día continúa en total impunidad, ya que tan sólo se ha condenado a una persona que al parecer fue el autor material el homicidio. Poco o nada ha logrado hacer la justicia respecto a los autores intelectuales. Por este motivo, la familia de Gómez Hurtado viajó a Washington (EE.UU.) y presentó, junto con la American University Washington College of Law, una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) para que el caso no prescriba.

Y es que el 2 de noviembre de 2015 se cumplen 20 años de haberse perpetrado el crimen, y según las leyes colombianas, el proceso entraría en punto muerto. En la demanda presentada ante la Cidh se lee que la familia Gómez desde 2008 “ha luchado por reabrir la investigación y reclamar la práctica de pruebas que acreditan el homicidio del periodista fue una ejecución extrajudicial perpetrada por miembros de los carteles de la drogas que habían financiado la campaña del presidente Samper en colaboración estrecha con miembros activos de la Policía (…) La familia de la víctima solicitará a la Cidh que determine que existe un retardo injustificado en el proceso judicial respecto al homicidio de Gómez y José Cristo Huertas, por lo cual la petición cumple con el requisito de admisibilidad que surge del principio de subsidiaridad”.

Éstas son básicamente las pretensiones de los familiares de quien fue tres veces candidato presidencial, embajador en tres países y senador. En la demanda, recibida por el comisionado y relator para Colombia de la Cidh José de Jesús Orozco, se pretende que esta petición tenga un trámite preferente por la avanzada edad que tienen las víctimas y por los riesgos que existen para los testigos. Asimismo, piden a la Cidh que recomiende al Estado la reparación integral de los familiares de Gómez Hurtado y determinar la imprescripitibidad del homicidio. En pocas palabras, declararlo un crimen de lesa humanidad. Sin embargo, para lograr ese objetivo se tendría que demostrar una decena de elementos probatorios, que por ejemplo, demostraran la sistematicidad del hecho.

Las acciones de la justicia colombiana en este caso se resumen a una condena emitida el 1 de diciembre de 2001 contra Héctor Paúl Flórez, un delincuente común de Sincelejo que fue sentenciado a 40 años de prisión por los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio, porte ilegal de armas de uso privativo y de defensa personal. Para los familiares esto es un claro fracaso por parte de la Fiscalía que no pudo “establecer los autores materiales e intelectuales del magnicidio, imputando falsamente a 11 personas que resultaron exoneradas en juicio y condenando a un supuesto autor materia que las víctimas consideran un lamentable chivo expiatorio”, así se lee en la demanda.

En 2011 la Fiscalía anunció que reactivaría las investigaciones del caso tras unas declaraciones que entregó en enero de 2010 el extraditado narcotraficante Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño’, quien señalo al entonces presidente, Ernesto Samper Pizano y su ministro del Interior, Horacio Serpa Uribe, de ser las personas detrás del crimen. Ambos han negado enfáticamente los hechos y han asegurado que jamás tuvieron relacione ni nexos con los carteles de la droga. Hoy en día no se ven frutos de estas nuevas pesquisas y los familiares de Álvaro Gómez Hurtado siguen asegurando que el periodista murió por las columnas que publicó mientras era director de El Siglo y en las que pedía la cabeza de Samper por supuestos vínculos con las mafias.