"Es un burdo montaje": Jorge Armando Otálora

El defensor del Pueblo anunció que renuncia de manera irrevocable a la entidad para no afectar su institucionalidad.

El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, al momento de anunciar su renuncia.Luis Angel

El defensor Jorge Armando Otálora acaba de confirmar en rueda de prensa que dimitió, irrevocablemente, al cargo para el cual fue elegido en agosto de 2012 por la Cámara de Representantes con 126 de 134 votos posibles.

"Están engañando al país con información fragmentaria y distorsionada", señaló el alto exfuncionario, reclamando además lo que le resultaba paradójico: "(Que) tras empeñarme en la defensa de los derechos de los más vulnerables, deba resignarme a renunciar a derechos como la intimidad, el debido proceso y la presunción de inocencia".

Al terminar su breve declaración, Otálora se fue en medio de aplausos de los funcionarios que lo acompañaban. "Las instituciones están por encima. Mi labor ya está cumplida", agregó. (Lea: La denuncia de Astrid Cristancho por acoso laboral)

La dimisión se produce cuatro días después de que el periodista Daniel Coronell revelara, en su columna dominical de la revista Semana, que Otálora supuestamente acosó a su exsecretaria privada, la abogada Astrid Cristancho. Ella había renunciado el pasado 20 de noviembre alegando acoso laboral de parte de Otálora.

En la noche de este miércoles, hacia las 10 de la noche, se confirmó que el defensor Otálora había renunciado. Los rumores habían circulado todo el día, sin embargo, la primera dimisión que trascendió ayer fue la de su vicedefensor, Esiquio Sánchez, quien estaba en el organismo como el segundo de Otálora desde enero de 2014, después de que Otálora hubiera hecho la reestructuración de la entidad. Nunca antes, por cierto, había tenido la Defensoría un vicedefensor.

Otálora se va de la Defensoría con un panorama difícil en su contra. Para empezar, eran varios los congresistas que estaban pidiendo su salida con insistencia desde el pasado lunes.

"Una persona que encarna la investidura como la defensor de derechos humanos de mujeres, niños y viejos en el país, y que tiene en este momento en duda su condición, debe renunciar", expresó el mismo domingo que se conoció la columna de Daniel Coronell, la representante Ángela Robledo. La bancada de mujeres del Congreso fue enfática en que Otálora debía abandonar su cargo. (Lea: ¿Terna de sólo mujeres para la Defensoría del Pueblo?)

La situación se puso realmente espinosa para él cuando perdió el apoyo del Partido Liberal, que respaldó su elección como defensor en agosto de 2012. Aunque la codirectora del partido, Sofía Gaviria, indicó que lo más adecuado era hacer las investigaciones debidas antes de un "linchamiento", la senadora Viviane Morales expresó que las denuncias contra Otálora por acoso sexual eran una "vergüenza" para su bancada, y que no se podía esperar a las investigaciones para mantener la altura moral que una coyuntura así exigía. Al final, el otro codirector, el senador Horacio Serpa, estimó que lo mejor era pedirle su renuncia.

Ahora, además, Otálora afronta una investigación formal en la Procuraduría. Así lo anunció el procurador, Alejandro Ordóñez, justo minutos antes de que Otálora hiciera pública su decisión de renunciar irrevocablemente. El procurador afirmó que el material que tiene su entidad, que incluyen chats y fotografías, lo llevaron a inferir que Otálora podría interferir en la investigación disciplinaria y por eso había concluido que lo mejor era suspenderlo tres meses, sin derecho a remuneración.

El procurador indicó también que tenía evidencias de que el acoso laboral y sexual podría seguirse presentando, por lo que consideraba fundamental, a través de esa suspensión, proteger los derechos de los funcionarios de la Defensoría, especialmente a las mujeres. Ordóñez dijo que se había ordenado comunicar la decisión al vicedefensor, pero como Esiquio Sánchez también renunció, no es claro en este momento en manos de quién queda la Defensoría del Pueblo  

últimas noticias