Un cadáver fue utilizado como señuelo en ataque a policías

En la acción criminal fueron asesinados dos uniformados y tres más resultaron heridos.

La Defensoría del Pueblo rechazó el ataque en el que perdieron la vida dos uniformados, durante una emboscada guerrillera en zona rural del departamento de Norte de Santander, y denunció que los guerrilleros habrían utilizado un cadáver como señuelo.

De acuerdo con un informe de una comisión que se desplazó hasta el corregimiento La Chirca, del municipio de Ocaña, donde una patrulla de la Policía Nacional fue emboscada, causándole la muerte a dos uniformados y heridas a tres más, evidenció graves infracciones a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario durante el ataque.

“Informaciones recopiladas en el terreno dan cuenta del asesinato previo de un hombre sin identificar, quien fue degollado y arrojado a un costado de la vía que comunica a Ocaña y San Calixto, situación que alertó a la comunidad y produjo el consecuente llamado a las autoridades, quienes acudieron para atender el caso”, señala el informe de ese organismo.

Ese organismo advirtió que el homicidio habría sido cometido por los protagonistas del cruento ataque a la Policía, ya que aprovecharon esa circunstancia para arremeter con explosivos y ráfagas de fusil en contra del vehículo oficial, el cual recibió múltiples impactos con municiones prohibidas según los protocolos internacionales.

La intensidad y crueldad de la emboscada hizo que uno de los policías muriera calcinado en la patrulla, mientras uno de sus compañeros era rematado y la víctima usada como señuelo recibía también disparos pese a encontrarse sin vida”, dice el informe.

La Defensoría del Pueblo expresó su solidaridad con las autoridades, a quienes exhortó a establecer lo más pronto posible la autoría del ataque, pues además de tratarse de hechos que violan gravemente los derechos humanos, se trata de acciones que contradicen abiertamente la voluntad de paz expresada por grupos ilegales con presencia en esa región, como la guerrilla del ELN.

Por su parte, el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, responsabilizó de este atentado a una alianza criminal entre integrantes del ELN y el EPL y reafirmó su compromiso de ir tras alias ‘Megateo’, quien sería el cerebro detrás de esta acción criminal y por quien las autoridades ofrecen una recompensa es de hasta 2 mil millones de pesos. (Lea: Dos policías muertos en ataque del ELN y el EPL en Norte de Santander)

Los uniformados asesinados fueron, el Intendente Jefe Alexander Lobo Rodríguez de 40 años, oriundo del municipio de El Zulia (Norte de Santander), quien completó 20 años y siete meses en la Institución, soltero, en su hoja de vida registra condecoraciones como reconocimiento especial de Cúcuta, medalla de la Dirección de Seguridad Ciudadana, tres condecoraciones por servicios distinguidos y 62 felicitaciones.

El patrullero Andres Enrique Rayo Forero de 32 años, oriundo de Bogotá (Cundinamarca), completó 10 años y cinco meses en la Institución, en su hoja de vida registra condecoraciones como Condecoración Gran Cruz Cívica Francisco de Paula Santander de la Alcaldía de Cúcuta, Reconocimiento Alcaldía municipal de El Tarra, reconocimiento Alcaldía municipio de Bucarasica y 18 felicitaciones.