Un colombiano en huelga de hambre en Canadá

Una corte del país norteamericano le embargó el 83% del sueldo para dárselo a su esposa, de quien se separó en Colombia en 2008.

Santiago Mora aún continúa a la espera de una solución. / Archivo particular

Aguantando frío, de pie frente a la corte de la provincia de New Brunswick en la ciudad de Fredericton (Canadá), Santiago Mora, un arqueólogo colombiano nacionalizado en ese país, está haciendo una huelga de hambre para que reversen una decisión que le embargó el 83% de su sueldo para dárselo a su esposa, Claudia Rocha. Todo empezó en 2008, cuando la mujer, que también tiene doble nacionalidad, abandonó la casa después de terminado su proceso de divorcio en Colombia. Cinco años después y con un acuerdo que se firmó en la Notaría 11 de Bogotá, en el que se establecía que no existirían obligaciones alimentarias y que renunciaban a cualquier reclamación judicial o extrajudicial, ella se declaró insolvente en Canadá y demandó a Mora.

Desde el pasado viernes 1º de noviembre, día en que tenía que realizar el primer pago a su esposa, Santiago Mora se paró al frente de la corte para que lo escucharan. Mora dice que todo fue injusto porque la decisión se dio mientras estaba realizando una investigación en el Amazonas para la Universidad St. Thomas de Fredericton, donde trabaja como profesor. Según el arqueólogo, en la zona donde estaba no había internet ni medios para responder a las citaciones de la corte de New Brunswick. Al llegar a Canadá, a finales de octubre, le notificaron que su esposa se había declarado insolvente, y como legalmente aún están casados y en un proceso de divorcio en el país norteamericano, la corte le embargó el 83% de su sueldo.

El 63% para el mantenimiento de Rocha y el 20% restante para el pago de la abogada de ella. “Es una medida desproporcionada. Me condenaron sin juicio. No tengo para pagar mi abogado. La única opcione que me han dado es que siga pagando mientras termina el juicio”, le contó Mora a este diario. Agregó que está encargado de la manutención de sus tres hijos, como había quedado pactado en un principio en la separación de bienes que se hizo en Colombia. Claudia Rocha y Santiago Mora se casaron el 22 de marzo de 1986 en Colombia. Tuvieron tres hijos y todos están estudiando. Su hija de 23 años es la única que vive en Fredericton con Mora. El mayor está en Londres y el menor en una residencia universitaria en Canadá.

En diciembre de 2008, ante la Notaría 11 de Bogotá y a través de su abogado, Jorge Bustillo, se dio la liquidación de la sociedad conyugal por “mutuo consentimiento”, en la cual se decretó que en la separación de bienes entraban una camioneta Toyota de matrícula canadiense que valía $10 millones, una casa en Cota (Cundinamarca) y un lote. Los vendieron y el dinero se dividió. La casa que tenían en Canadá quedó a nombre de Mora. Según el acta de liquidación, todo se hizo bajo la ley canadiense y Mora pagó el 50% del valor excedente de la hipoteca a Rocha.

Es decir, en Colombia, bajo la supervisión de las madres de cada uno, que actuaban como apoderadas en el proceso, se hizo la separación de bienes, se pagaron los dineros correspondientes, se estableció que Mora se haría cargo económicamente de sus hijos y se acordó que no existirían obligaciones alimentarias en un futuro. Sin embargo, el divorcio no pudo firmarse ya que en ese momento tenían un hijo menor de edad y era menester que se desplazaran. Cinco años después Rocha se declaró insolvente en Canadá solicitó que se realizara una nueva separación de bienes bajo las leyes de ese país, que, al parecer, consideran que lo hecho en Colombia no tiene validez.

Eso es lo que pelea Santiago Mora, un arqueólogo de 57 años graduado de la Universidad de los Andes y que desde hace 17 años vive en Canadá. En su hoja de vida tiene una maestría en estudios amazónicos de la Universidad de Gainesville, Florida (EE.UU.) y un doctorado en arqueología de la Universidad de Calgary. En su recorrido académico tiene 23 publicaciones en revistas especializadas indexadas y 12 libros que se centran en sus estudios en la Amazonía y Orinoquía. Igualmente, en 1991 se ganó la Mención Concurso Nacional de Ecología en Colombia y en 1994 recibió el Premio Nacional de Arqueología de Colcultura.

La preocupación de los familiares de Mora en Colombia los ha llevado a crear una página en internet para buscar apoyo ya que Santiago padeció un cáncer cuando tenía 19 años y su salud corre riesgo con la huelga de hambre. Han enviado peticiones a la Embajada de Canadá en Colombia, a la Cancillería y a la Cruz Roja. Santiago Mora aseguró que también ha recibido apoyo de sus colegas en Fredericton y que envió una carta al ministro de Justicia de la provincia de New Brunswick para que intercediera en su caso y retirara el embargo. El Espectador intentó comunicarse con Claudia Rocha a través de un correo electrónico, sin embargo, al cierre de esta nación, no se había recibido respuesta.

Aunque es una medida provisional, Santiago Mora dice que es imposible tener una vida digna, pagar un abogado y sostener a sus hijos con los $470 dólares que más o menos le quedan del embargo de su sueldo. Asimismo dice que la medida puede durar semanas, meses o años, dependiendo de la celeridad que haya en el juicio con su esposa. Por ahora, Mora dice que no va a probar bocado mientras no le den una solución viable a su situación. Su salud por el momento está estable. Manifiesta que se siente adormilado, pero que se seguirá allí, al frente de la corte y a temperaturas inferiores a cero grados.

[email protected]

@santsmartinez

Temas relacionados