Reemplazarán a Pretelt y a Calle

Una nueva era en la Corte Constitucional

El Senado eligió a Cristina Pardo y Carlos Bernal Pulido como sus nuevos magistrados. Falta que la Corte Suprema elabore sus dos ternas para llenar las últimas vacantes de este tribunal.

Cristina Pardo y Carlos Bernal fueron elegidos por el Senado como nuevos magistrados de la Corte Constitucional con 46 y 59 votos, respectivamente. / Archivo

El miércoles 3 de mayo, en el Congreso de la República, siguió tomando forma la nueva cara de la Corte Constitucional. El proceso para llenar las cinco vacantes que quedaron este año en el alto tribunal comenzó el 14 de diciembre del año pasado, cuando el Senado eligió a José Antonio Lizarazo para reemplazar al magistrado Gabriel Mendoza. Lizarazo fue postulado por el Consejo de Estado junto con Martha Paz y Rodolfo Arango, y con su elección llegó a la Corte el pasado 6 de febrero un magistrado de trayectoria en la Rama Judicial y en la academia, desde siempre cercano al galanismo. Fue también una decisión cantada: para el día de la elección, se sabía que Lizarazo era de todos el más cercano a los senadores.

Luego de Lizarazo, el Congreso se dio a la tarea de escoger los reemplazos de Jorge Pretelt y María Victoria Calle entre las ternas que envió el presidente Santos el pasado 4 de abril. La plenaria estaba citada para las 3 de la tarde, pero a las 4 aún faltaban 20 senadores. Así comenzó la votación y así terminó. A las 4:30 se conocieron los nombres de los elegidos: con 46 votos, Cristina Pardo, y con 59 votos, Carlos Bernal Pulido. La primera, conservadora, exsecretaria jurídica de la Presidencia, exmagistrada auxiliar de esta Corte, ocupará la silla en la que antes estaba Pretelt, quien salió de la Corte en medio de un escándalo de corrupción por un posible soborno y pronto enfrentará un juicio en la Corte Suprema.

Carlos Bernal Pulido, por su parte, es un abogado externadista que, además de catedrático, ha sido consultor del Ejército y de entidades extranjeras, como la Corte Suprema de México.

Para nadie fue sorpresa que ganara Pardo, al fin y al cabo era la candidata que contaba con la venia del presidente Santos y recibió apoyo del Partido Liberal, el Conservador y el de la U. Bernal, sin embargo, no era tan esperado. Él, que reemplazará a María Victoria Calle —quien resultó mucho más liberal y garantista de lo que se esperaba de una candidata del expresidente Uribe—, competía de forma reñida con Néstor Osuna, exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura que renunció a esa posición en 2015.

Fueron elecciones tardías porque las ternas llegaron a destiempo. Santos presentó a sus candidatos cuatro días después de que se hubiera terminado el período de Jorge Pretelt —a quien el magistrado auxiliar Aquiles Arrieta reemplazaba temporalmente— y apenas 17 días antes de que María Victoria Calle dejara la Corte. Las ternas presidenciales llegaron cinco semanas después de que el presidente de la Corte Constitucional, Luis Guillermo Guerrero, hubiera hecho un fuerte llamado de atención en público y señalara que ni la Casa de Nariño ni la Corte Suprema de Justicia habían anunciado a sus candidatos.

Dos semanas después de que el presidente Santos hubiera divulgado sus ternas, el Congreso le puso fecha a la audiencia pública en la que los seis candidatos —Isabel Cristina Jaramillo, Natalia Ángel, Cristina Pardo, Carlos Bernal Pulido, Néstor Osuna y María Margarita Zuleta— hablarían frente a la plenaria del Senado. Inicialmente, esa fecha fue el 10 de mayo. Luego cambió y quedó para el 2 del mismo mes, el martes de esta semana, día en que los seis expusieron sus hojas de vida ante 94 de los 102 senadores, defendieron sus posiciones y respondieron interrogantes. Entre las 4:00 y las 5:30 p.m. hablaron todos en la cámara alta del Congreso.

Quien primero habló en ese espacio fue Isabel Cristina Jaramillo, directora del doctorado en derecho de la Universidad de los Andes. “Yo no creo que el rol de los jueces sea escribir libros, sino tomar decisiones que además se cumplan”, dijo. La siguió Natalia Ángel Cobo, abogada que en la Corte Constitucional ha sido desde sustanciadora hasta magistrada auxiliar. “Para mí, un buen juez constitucional es aquel que reconoce sus limitaciones y no se cree un juez infalible”, expresó. Cristina Pardo, la tercera candidata de esta terna y la ganadora en el Senado, manifestó: “Procederé sin descanso a mantener estos logros de la justicia constitucional”.

Después vino el turno para la segunda terna. Néstor Osuna indicó: “Si llego a ser elegido, trabajaré para que nuestra Constitución siga siendo la hoja de ruta para los colombianos durante los próximos años”. María Margarita Zuleta, más conocida como la Paca Zuleta, zarina anticorrupción del gobierno Uribe, dijo que “es necesario decantar, depurar y consolidar nuestra jurisprudencia”. Mientras que Carlos Bernal Pulido dejó saber que su “mayor sueño” era que sus investigaciones académicas fueran “acogidas en Colombia desde la Corte Constitucional”. Con esta decisión, al parecer, el Congreso le dio chance de que lo cumpla.