Una oferta poco Premium

Para las víctimas del descalabro bursátil son una burla las propuestas que Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz entregaron a la Fiscalía el pasado 19 de marzo con el fin de conseguir un principio de oportunidad.

Tomás Jaramillo. Juan Carlos Ortiz. / Archivo
Las propuestas de reparación que entregaron a la Fiscalía el pasado 19 de marzo los fundadores del Fondo Premium, Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz, en el marco de la negociación de un principio de oportunidad, generaron  indignación entre las 1.028 víctimas del desfalco. El Espectador conoció las cartas en las que los cerebros del descalabro bursátil indican que a cambio de no ser condenados se comprometen a entregar la totalidad de sus acciones con derecho a voto del Fondo, lo que supuestamente permitiría recuperar efectivamente los activos de la sociedad y buscar “la verdad, justicia y reparación”. 
 
Para muchos de los afectados la entrega de las acciones del Fondo Premium es una burla ya que, además de que fueron intervenidas por las autoridades colombianas y no representan la totalidad de los dineros perdidos, Jaramillo y Ortiz no quieren devolver un solo peso. “Tomás Jaramillo terminó siendo la pobre viejecita con un ‘generosísimo’ suegro. Jaramillo no tienen ninguna propiedad a su nombre y eso ha complicado la situación. Tanto Ortiz como Jaramillo van en coche porque tras el embargo de la Superintendencia de Sociedades a las propiedades de Víctor Maldonado, consideran que hay suficientes recursos para la reparación”, señaló una fuente cercana al proceso. 
 
Las propuestas de Ortiz y Jaramillo, en pocas palabras, argumentan que la entrega del 100% de las acciones con derecho a voto del Fondo Premium les permitirá a las víctimas y al liquidador, Alejandro Revollo, adelantar las acciones pertinentes para liquidar la sociedad, recuperar los activos y maximizar los recursos existentes. Es más, añaden que al tener el control sobre dichas acciones podrán elegir al director del Fondo y la junta directiva. 
 
“Nosotros no aprobaremos los acuerdos a los que lleguen estas personas con la Fiscalía mientras no haya una oferta seria que permita recuperar los dineros. Ellos no entregan nada de su patrimonio. Esas acciones, que ellos entregarían, les pertenecen al Fondo y a las víctimas”, señaló el liquidador Revollo. Pero precisó que el gesto es positivo en el sentido de que aún no se ha podido dar trámite a la liquidación de los activos del Fondo en el exterior. 
 
Según Revollo, aunque esas acciones ya fueron embargadas por las autoridades colombianas, en Curazao –lugar donde se creó el Fondo– quien da la autorización es el Banco Central de Curazao. Añadió que de poder realizarse este procedimiento se reintegrarían entre US$10 millones y US$12 millones, lo que no cubriría la totalidad de la deuda, calculada en  $340 mil millones. “No nos oponemos a que lleguen a un acuerdo, pero se debe hacer sobre la base de una reparación. Que digan que bienes van a entregar porque hay víctimas que confiaron en ellos y sus ahorros se fueron”, concluyó Revollo. 
 
Fuentes cercanas al proceso manifestaron que las ofertas  de Jaramillo y Ortiz son una burla y no representan una acción de reparación voluntaria.  Cabe recordar que Juan Carlos Ortiz es el único que ha entregado voluntariamente bienes luego de poner a disposición de la liquidadora sus acciones del equipo de fútbol Millonarios, que apenas suman $3.000 millones. Además, sostuvieron que los bienes embargados a Maldonado, Jaramillo y Ortiz en Colombia no son garantía de que hay plata suficiente para reparar a 1.028 personas.
 
Entre las víctimas hay preocupación por los cálculos de la reparación, ya que el mejor pronóstico indica que bienes embargados por la Superintendencia de Sociedades pueden llegar a tener un valor de $200.000 millones. Lo que genera un faltante de $140.000 millones, con el agravante de que el mercado será el que fije los precios finales de las propiedades que pueden perder valor. Otro problema es que entre los activos por recuperar del Fondo Premium hay $281.000 millones que tienen deudores como Maldonado y Alessandro Corridori, quienes pusieron como garantía acciones de Fabricato que hoy  cuestan tan solo $16. 
 
El panorama para  recuperar los dineros en el Fondo Premium es poco alentador. Jaramillo y Ortiz, presos en la cárcel La Picota luego de aceptar tres de los cinco delitos que les imputaron, aún no presentan una real carta de reparación para las víctimas. Maldonado, arrestado en España, se declaró inocente pero entregó sus acciones de Archies que tienen un valor de $70.000 millones. Para el liquidador Revollo el empresario Maldonado debe entregar más recursos por su  doble responsabilidad como deudor del Fondo e implicado en el desfalco.  Por ahora,  solo se han recuperado $20.000 millones de los $340.000 millones que se esfumaron.