Una 'parapléjica' pensión

Luis Aníbal Buitrago lleva 22 años esperando su retribución. En octubre de 2012 la Corte Constitucional falló a su favor y ordenó un pago inmediato. Todavía no ha visto un peso.

Luis Aníbal Buitrago quedó parapléjico el 5 de octubre de 1991. / Luis Ángel
Luis Aníbal Buitrago quedó parapléjico el 5 de octubre de 1991. / Luis Ángel

Congresistas y magistrados serán tratados como el resto de colombianos a la hora de tramitar una pensión. El inminente fallo de la Corte Constitucional acabaría con el régimen especial de pensiones y determinaría que no excongresistas y exmagistrados puedan tener mesadas superiores a $14,6 millones. Una noticia que contrasta con el calvario que viven en Colpensiones más de un millón de colombianos que reclaman sus derechos. Para no ir más lejos una estadística: Colpensiones recibe casi 600 demandas por día.

A veces, ni los fallos de la Corte Constitucional funcionan para solucionar los entuertos pensionales de la mayoría de los colombianos. El 11 de octubre de 2012, por ejemplo, el alto tribunal le dio al Instituto de Seguros Sociales (ISS, hoy Colpensiones) un plazo de 48 horas para que pagara los 22 años de pensión que se le debían a Luis Aníbal Buitrago, un hombre de 77 años que hoy tiene un 65% de parálisis corporal. Su vida está ligada a una silla de ruedas y, como dice su esposa, Marina Bedoya, viven de la caridad: “Con eso pagamos el arriendo, la comida y alguna medicina. Necesitamos los $560 millones que nos deben”. En eso calculan los dineros que han dejado de percibir desde 1991.

Buitrago sufrió un accidente cerebrovascular el 5 de octubre de 1991, que hizo trombosis y lo dejó parapléjico. Lo siguieron años de costosas terapias con el objetivo de recuperar el habla y la movilidad parcial. Pero su principal batalla desde ese momento fue con el ISS para que le pagara su pensión, negada por supuestamente no cumplir con las semanas cotizadas. Después de los reclamos de Buitrago, en 1997 el ISS le giró un cheque por $7’256.222. Con esa suma irrisoria dio por terminado el pleito de un hombre que cotizó como trabajador en Fabricato, Pantex y Carrocerías América.

En 2011 Luis Aníbal Buitrago acudió a la tutela para que se le respetaran sus derechos al mínimo vital, la seguridad social, la salud, la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad. El 23 de noviembre de 2011 un juzgado Laboral de Bogotá negó sus pretensiones. La Sala Laboral del Tribunal Superior de Bogotá ratificó la decisión de primera instancia. Pero la Corte Constitucional le dio la razón y revocó los fallos anteriores.

Su argumento: Luis Aníbal Buitrago sí cumplía con las condiciones para acceder a una pensión por vejez, ya que durante sus 27 años de trabajo cotizó las semanas requeridas. La Corte manifestó que sin importar las pretensiones del demandante, era necesario velar por los derechos de una persona que, además de ser mayor de edad, sufre de una enfermedad por trombosis severa y por tal motivo “debe tener un tratamiento especial y prioritario”.

La corporación agregó entonces que no importaban los requisitos para acceder a la pensión por vejez, sino que era necesario restituirle sus derechos mediante una pensión por discapacidad física: “La Sala procederá a revocar las sentencias y a ordenar al ISS que en el término de 48 horas siguientes contadas a partir de la notificación de esta sentencia, reconozca y pague la pensión de invalidez a nombre del señor Luis Aníbal Buitrago, a partir del 5 de octubre de 1991”.

Pero el plazo de dos días se ha convertido en casi siete meses de espera. A pesar de que ya existe la decisión de la Corte Constitucional y no cabe ningún recurso de apelación, Colpensiones —entidad que reemplazó al ISS a partir del 28 de septiembre de 2012— no ha hecho efectivo el pago correspondiente. Según el abogado Manuel Orjuela, a Colpensiones ya se le advirtió que había incurrido en desacato. “La ley dice que puede ser un arresto por seis meses y una multa hasta por 20 salarios mínimos por incumplir la orden. Pido que tome cartas en el asunto contra los responsables que injustificadamente no han cumplido con el fallo”.

El abogado Orjuela dijo que recibió una respuesta el 22 de marzo por parte de la entidad, en la que le aseguraban que antes del 17 de abril de 2013 le darían una solución. Hasta ayer, las cosas seguían en el limbo para Luis Aníbal Buitrago, quien está en riesgo de perder la visión en su ojo izquierdo porque no tiene cómo cubrir una operación urgente.

El Espectador dialogó con Pedro Nel Ospina, presidentre de Colpensiones, quien argumentó que la demora se debe al traslado de los procesos del ISS a la nueva entidad: “De los 11.400 fallos judiciales que se tienen que cumplir, el Seguro Social sólo ha trasladado los expedientes de 4.030 personas. Estamos realizando los procesos de verificación para evitar que exista algún fraude”. La paradoja es que mientras un régimen privilegiado podía tener mesadas de hasta $20 millones, Buitrago, como tantos miles, aún teniendo derecho y con fallos de por medio, todavía no recibe su pensión.

 [email protected]

 

Temas relacionados