Unifican proceso contra siete policías y tres civiles por caso grafitero

Son investigados por la manipulación de la escena del crimen donde el joven Diego Felipe Becerra Lizarazo recibió una herida mortal.

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá aprobó la conexidad de los procesos que se adelantan contra siete miembros de la Policía Nacional por su presunta participación en los hechos que rodearon la manipulación y alteración de la escena del crimen donde el joven grafitero, Diego Felipe Becerra Lizarazo recibió una herida mortal por parte de un patrullero en la noche del 19 de agosto de 2011.

Con esta decisión se unificó el proceso que se adelantaba contra el exsubcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, coroneles José Javier Vivas; el exsubcomandante de la Estación de la localidad de Suba, coronel Nelson de Jesús Arévalo; el teniente Rosemberg Madrid Orozco: los subtenientes Juan Carlos Leal y Freddy Navarrte; los patrulleros Nelson Rodríguez y Wilmer Antonio Alarcón.

Así como el abogado Héctor Hernando Ruiz, señalado por las autoridades de haber planeado la ubicación de un arma en el lugar para desviar la investigación; y el conductor de bus público, Jorge Narváez y su esposa Nubia Mahecha quienes denunciaron que habían sido víctimas de un atraco por parte de Becerra Lizarazo y otros dos jóvenes.

Son procesados por su presunta participación en los delitos de fraude procesal, falsedad ideológica en documento público agravado, ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio, fabricación, tráfico y porte de arma de fuego de defensa personal agravada, favorecimiento al homicidio. La audiencia preparatoria fue programada para el próximo 23 de febrero.

Según la Fiscalía General los uniformados participaron en “una empresa criminal” consistente en adquirir y ubicar un arma de fuego con el fin de acusar mediáticamente al joven de 16 años de haberle disparado al patrullero Wilmer Antonio Alarcón, quien enfrenta otro proceso por el homicidio.