Uribe rendirá el próximo martes versión libre ante la Corte Suprema por caso ‘hacker’

El congresista del Centro Democrático deberá aclarar si tenía conocimiento de las actividades ilegales adelantadas por Andrés Fernando Sepúlveda.

Después de tres aplazamientos, para el próximo martes 5 de mayo quedó fijada la diligencia de versión libre en la cual el senador Álvaro Uribe Vélez deberá explicar si tenía o no conocimiento sobre las actividades ilegales adelantadas por el ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda, condenado a 10 años de prisión por interceptar los correos electrónicos de los negociadores de la guerrilla de las Farc en el proceso de paz que se adelanta con el Gobierno en La Habana (Cuba).  

El magistrado José Luis Barceló escuchará, en sesión privada, la declaración del congresista, quien fue señalado de tener conocimiento de primera mano sobre la información obtenida por el pirata informático quien trabajaba en la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga, quien ya rindió interrogatorio en la FIscalía General por estos hechos.

Este fin de semana, el expresidente ha manifestado en diferentes eventos públicos que su presencia en la Corte Suprema “será el homenaje, la solidaridad a aquellos que sirvieron bien a Colombia, a aquellos que hicieron parte de un Gobierno que estaba poniendo a este país a ser un país con un desempeño de excelencia en seguridad, en economía y en política social, y que hoy están presos no por la justicia sino por la injusticia”.

Igualmente manifestó que espera que su presencia “no sea sinuosa, defendida o de rutina (...) A los seres humanos nos dan muy poquitas oportunidades de hacer valer el carácter y el honor. Yo les debo a mis compatriotas carácter y honor, y aspiro que el martes en la Corte Suprema de Justicia sea para mí una oportunidad de ser coherente con el carácter y con el honor”.

En esta indagación ya rindió su versión el 'hacker' octubre del año pasado ante el alto tribunal. En uno de los apartes de su declaración, publicada por ElEspectador en exclusiva, Sepúlveda Ardila aseguró que el congresista conocía de las actividades ilegales realizadas desde su oficina en el norte de Bogotá. (Ver El hacker y su ventilador en la Corte)

En la diligencia una de las investigadoras lo interrumpió para que precisara su trato directo con el senador Uribe y Sepúlveda respondió que nunca tuvo trato directo con él pero que no era necesario. Entonces se devolvió a la campaña de 2006, se declaró uribista absoluto y luego saltó a la de 2014 para insistir en que conformó un grupo específico para hacer campaña negra y actos de sabotaje contra el proceso de paz recibiendo beneficios económicos. De paso aclaró que en 2006 llegó por el asesor venezolano JJ Rendón, a quien terminó blindando de ataques.

Sepúlveda se explayó en algunos detalles de esa época, recordó la sede en el antiguo Hotel Hilton, habló de las fotos que tuvo con el candidato Uribe, y alcanzó a decir que al día siguiente de su detención iba a tener un desayuno con él. Después volvió a 2014 para referir de qué manera, después de su captura, empezaron a llegarle mensajes de los allegados de Uribe para que estuviera tranquilo defendiendo la causa. Qué él era un héroe, qué siguiera el ejemplo del almirante Arango Bacci, que iban a protegerlo y llevarlo a un sitio distinto a la cárcel.

Sin embargo, en diferentes oportunidades Uribe Vélez ha negado conocer al ‘hacker’, a quien ha calificado de mentiroso y tener problemas psiquiátricos. Ante esto Sepúlveda, quien está privado de su libertad en un calabozo del búnker por problemas de seguridad has solicitado que se le practique un examen con el fin de desmentir estas acusaciones.

“Me dicen loco, tan loco y enfermo mental que han amenazado con asesinarme (…) Ahora este enfermo mental les dice que afronten todo. La verdad es una sola y lo estoy contando todo”, aseguró Sepúlveda en la audiencia del pasado viernes en la cual fue condenado a 10 años de prisión por su responsabilidad en cinco delitos.