Valerie Domínguez fue engañada en su buena fe: Juez

La exreina y actriz fue absuelta en el marco del escándalo de Agro Ingreso Seguro.

El próximo 22 de octubre se conocerá completamente el fallo absolutorio de Valerie Domínguez.
El próximo 22 de octubre se conocerá completamente el fallo absolutorio de Valerie Domínguez.Gabriel Aponte

De la exreina de Colombia, actriz y modelo Valerie Domínguez se aprovechó su exnovio Juan Manuel Dávila. Esa fue la conclusión del juez 38 penal de conocimiento de Bogotá, quien la declaró inocente de los delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento privado, que le fueron endilgados por la Fiscalía en desarrollo del escándalo de Agro Ingreso Seguro. Una postura que una y otra vez reivindicó Domínguez para dejar constancia de que fue Dávila quien la enredó en un caso que tiene a 28 personas procesadas o detenidas.

En apenas 10 minutos, en los juzgados de Paloquemao, el juez 38 despachó el sentido de su sentencia y la audiencia se dio por terminada. El fiscal Martín Moreno, sin embargo, apelará ese fallo, pues cree que esa tesis de que la exreina terminó salpicada porque firmó unos documentos “por amor” es un absurdo novelesco. La conclusión del organismo acusador es que Valerie sabía lo que hacía, pues tuvo conocimiento de que su familia política (los Dávila Fernández de Soto, ya condenados a 20 meses de prisión) recibió más de $2.400 millones en subsidios no reembolsables.

Para el juez fue evidente que Valerie fue engañada en su buena fe, pues no tenía experiencia como productora agropecuaria ni le interesaba el oficio. En cambio, quien sí tenía los recursos, los predios a fraccionar y los contactos en este campo era Juan Manuel Dávila Jimeno (padre de su entonces pareja Juan Manuel Dávila) a través de la empresa Agroindustrias JMD y Cía. En este contexto, la exreina quedó liberada de cualquier señalamiento, tal como ella misma lo advirtió desde el momento en que estalló el escándalo. “Soy inocente y así quedará demostrado”, dijo entonces.

Durante el juicio se estableció que a través del proyecto 177 de 2009, la actriz y modelo presentó su propuesta para acceder a un subsidio por valor de $306 millones que serían invertidos en el predio La Faena, de su propiedad. Resultó ser que el verdadero beneficiario de esta transacción fue la empresa de la familia Dávila, una firma que en 2008 se había ganado cinco millonarios subsidios. No obstante, aunque también presentaron un proyecto para el predio La Faena (una extensión del terreno Campo Grande), éste fue rechazado. Fue ahí cuando entró en escena Domínguez, quien resultó figurando como arrendataria del terreno.

Sobre esta base se le acusó de los delitos de peculado en la modalidad de tentativa —que intentó apropiarse de dineros públicos ilegalmente— y falsedad en documento privado. Valerie siempre defendió su inocencia bajo la premisa de que ella no revisó los papeles que firmó para tramitar el subsidio, pues confiaba plenamente en su novio de la época, Juan Manuel Dávila. En ese contexto reveló una correspondencia privada que tuvo con él antes de que iniciara formalmente su juicio, en donde le decía que “era una rata” que la había engañado; además de un reporte de una denuncia en España, donde se lee que Dávila la golpeó en un hotel.

Sorprendió entonces que Dávila alegara que el maltratado en el viaje por el país ibérico había sido él. Ingredientes todos de un novelón que fue decantándose en los estrados judiciales. Por lo pronto el próximo 22 de octubre el juez 38 leerá el fallo en el que se absolvió a Valerie Domínguez. En una decisión respaldada por la Procuraduría, que en los alegatos finales solicitó que la exreina y actriz fuera declarada inocente.

A lo largo del juicio, el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Martín Moreno, sostuvo que la gravedad de lo hecho por Valerie Domínguez no podía distraerse con discusiones de tipo personal, de pareja, que buscaban ridiculizar el actuar de la justicia, sino que debía observarse que la actriz y modelo “hizo parte del andamiaje creado para apropiarse de los dineros del Estado”.

Ayer trascendió que el próximo 20 de noviembre el fiscal Moreno les imputará los delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento privado a cinco beneficiarios más de subsidios irregulares de AIS. Se trata de Gustavo y Nicolás Solano Tribín (quienes obtuvieron subsidios agrícolas por $1.200 millones), así como Jorge Francisco Tribín, Andrés Felipe Vives Prieto y Santiago Vives Prieto, quienes recibieron más de $2.900 millones. En total, ya son 28 las personas vinculadas a este sonado expediente, entre funcionarios del Ministerio de Agricultura, empresarios y trabajadores del Instituto Interamericano para la Cooperación y la Agricultura de la OEA.

Por último, El Espectador conoció un reporte de la Fiscalía en donde se establece que como consecuencia de arreglos con la justicia y devoluciones de los subsidios irregulares adjudicados en tiempos del ministerio del detenido Andrés Felipe Arias, el Estado ha recuperado $20.402 millones. Familias como los Dávila Fernández de Soto, Solano Tribín, Lacouture Pinedo, Lacouture Dangond, entre otras, reintegraron esos dineros en desarrollo de los expedientes que se adelantan en su contra.