"Vamos a llegar a las últimas consecuencias para demostrar la inocencia de Sabas Pretelt"

La familia del exministro del Interior, condenado por “yidispolítica”, indicó que no sienten ningún tipo de rencor en contra de la excongresista Yidis Medina.

Manuel Pretelt, hermano del exministro del Interior, Sabas Pretelt de la Vega aseguró que están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para demostrar su inocencia. El exjefe de la cartera política fue condenado a seis años y medio de prisión por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia por su responsabilidad en el delito de cohecho por dar y ofrecer.

La familia del exministro reitera que no existen pruebas contundentes para vincularlo con el denominado escándalo de la “yidispolítica”, señalando que la excongresista Yidis Medina incurrió en diferentes contradicciones durante sus declaraciones en el juicio que finalizó en agosto de 2013, por lo que no descartan presentar el caso ante organismos internacionales.

“Yo no siento rencor por nadie, nosotros somos católicos, apostólicos y romanos, y tenemos un espíritu de sacrificio por los hermanos. Si Yidis se ha equivocado que Dios la perdone”, aseguró Pretelt, quien en la tarde de este jueves visitó a su hermano en el búnker de la Fiscalía, quien fue trasladado en la tarde.

En este sentido aseguró que el proceso penal en contra de su hermano se armó “con calumnias y difamaciones”, por lo que aseguró que tarde o temprano se aclarará todo este asunto. “Es una injusticia (…) Yo estuve en el proceso y no encontré prueba alguna que pudiera endilgarle a los exministros”.

“Sabas es un ser humano bueno, que conoce sus límites, que le ha servido al país con esmero, ha luchado por todas las causas justas del país buscando siempre el equilibrio”, indicó Pretelt, quien prefirió no hacer mención al proceso puesto que hasta el momento no conoce en su totalidad la sentencia.

En los próximos días el Inpec deberá definir el lugar de reclusión del exministro, quien en la noche del pasado miércoles se entregó a las autoridades judiciales en la ciudad de Cartagena.