Velasco, a juicio

En un mes Medicina Legal entregará resultado de examen psiquiátrico.

Un centro psiquiátrico o uno penitenciario: esas, al parecer, son las únicas opciones que enfrenta hoy Javier Velasco Valenzuela, el hombre señalado de haber agredido a Rosa Elvira Cely en el Parque Nacional de Bogotá en mayo pasado con tanta atrocidad, que ella murió cuatro días después en el Hospital Santa Clara. La Fiscalía da por sentado que las pruebas testimoniales y documentales con que cuenta serán más que suficientes para mandar tras las rejas a Velasco. Sin embargo, su abogado no echa aún en saco roto la posibilidad de que, como sucedió en 2002 tras asesinar a Dismila Ochoa Ibáñez, sea declarado inimputable.

Ayer, cuando la Fiscalía radicó el escrito de acusación contra Velasco Valenzuela, su defensor sólo señaló que están a la espera del examen de psiquiatría forense, solicitado pocos días después de la captura de Velasco. El Espectador pudo establecer que Medicina Legal ya empezó el proceso, que se le hará más de una entrevista y que los resultados se conocerán en un mes. De esa manera, la defensa del señalado responsable de la violación y muerte de Rosa Elvira ya tendrá en su poder el concepto de Medicina Legal para el siguiente cara a cara con la Fiscalía: el 27 de agosto próximo, fecha establecida para la audiencia preparatoria del juicio.

Homicidio agravado y acceso carnal violento: esos son los cargos por los que Javier Velasco fue llamado a juicio. Según la Fiscalía, los crueles pormenores del ataque como el arma blanca con que apuñaló a Rosa Elvira por la espalda —probablemente cuando intentaba escapar— y el palo que utilizó para empalarla resumían el concepto de tortura, y por eso este grave delito también le fue imputado. Los médicos del Santa Clara, tras hallar restos vegetales en los destrozados intestinos de Rosa Elvira, señalaron horrorizados que nunca habían visto tanta sevicia reunida en un solo cuerpo. Pero no fue la peritonitis derivada del empalamiento sino las puñaladas, aseguró Medicina Legal, lo que llevó a esta madre soltera a la muerte.

En diálogo con este diario, los hermanos de Rosa Elvira manifestaron de nuevo la inquietud que los ronda desde que el ataque ocurrió: ¿fue Javier Velasco el único que agredió a esta vendedora de dulces con la que validaba el bachillerato? Para esta familia, sin embargo, el drama va mucho más allá de los menesteres penales. Les preocupa que llegue ese momento en que tengan que contarle a Juliana, de 12 años, lo que le pasó a su madre. Los inquieta, de igual manera, la salud de Aurora Cely, madre de Rosa Elvira, quien quedó a cargo de Juliana. En la pensión en la que vive junto con su nieta, en el barrio Galerías de Bogotá, la tristeza poco a poco le carcome el espíritu.

En este proceso son varios los elementos que juegan en contra de Javier Velasco. Uno de los principales, restos de su semen en el cuerpo de Rosa Elvira. Medicina Legal ya declaró a Velasco inimputable una vez al encontrar que sufría de embriaguez patológica y que, al tomar en exceso, no era consciente de sus actos. Sin embargo, estaba en sus propias manos seguir con el tratamiento para no volver a cometer actos violentos y, como Medicina Legal anotó en 2006, Velasco no se tomó en serio ese tratamiento. Fuentes de alta credibilidad de Medicina Legal creen que es casi imposible que un examen psiquiátrico lo exima de su responsabilidad en el crimen de Rosa Elvira: esta vez difícilmente alguien le creerá, como ocurrió cuando mató a Dismila Ochoa, que él no sabía lo que hacía.