La versión de Yandra Brito contra 'Kiko' Gomez

La Fiscalía recolectó las denuncias que la exalcaldesa de Barrancas había hecho contra el gobernador ‘Kiko’ Gómez.

La versión de Juan Francisco Gómez es que él apoyó políticamente a Yandra Brito. El gobernador asegura, además, que Brito era pariente de su esposa, Bibiana Bacci. / Andrés Torres - El Espectador

Uno de los casos que podrían representar un nuevo enredo judicial para el detenido gobernador de La Guajira, Juan Francisco Gómez Cerchar, es la muerte de Yandra Cecilia Brito Carrillo. En este momento la coordinadora de fiscales delegados ante la Corte Suprema, Martha Lucía Zamora, trabaja recolectando pruebas para establecer si hay algún nexo entre el gobernador y el asesinato. Y, al parecer, la información recolectada en la investigación que ya existe formalmente contra Gómez Cerchar por concierto para delinquir y homicidio incluye algunos elementos que podrían ser útiles para descifrar de qué manera se llevó a cabo el asesinato de Brito.

De acuerdo con el documento en que se basó la Fiscalía hace dos días para ordenar la detención preventiva de Gómez —quien cumple su segundo día en la cárcel La Picota de Bogotá—, éste aseguró que nunca tuvo problemas con Brito Carrillo, quien, como él, había sido alcaldesa de Barrancas (La Guajira) entre 2004 y 2007. Kiko Gómez le dijo a la Fiscalía que sólo se distanció de Brito al enterarse de que ella lo había denunciado como responsable del asesinato de su esposo, Henry Ustaris Guerra, quien murió el 3 de abril de 2008 cuando la pareja se desplazaba con dos escoltas de la Policía por la vía entre Barrancas y Fonseca. Uno de los patrulleros también murió ese día.

Brito, sin embargo, alcanzó a darle otra versión a la justicia antes de sucumbir, el 28 de agosto de 2012, en Valledupar (Cesar), bajo las balas de unos sicarios que se movían en moto. En un despacho de la Unidad contra el Terrorismo de la Fiscalía, Brito Carrillo aseguró que Kiko Gómez era el “autor intelectual” de la muerte de su esposo y que había tenido vínculos tanto con guerrillas como con paramilitares y bandas criminales. Lo relacionó además con el coronel (r) del Ejército Byron Carvajal —condenado a 29 años por la masacre de 10 policías y un civil en 2006, en Jamundí— y aseguró: “Todo el mundo conoce de esos hechos, pero nadie dice nada por miedo”.

En su documento la Fiscalía no especifica cuándo entregó Brito esa versión, pero lo cierto es que en marzo de 2011, en el CTI de Bogotá, volvió a declarar bajo juramento y agregó que una vez vio a Marcos Figueroa (alias Marquitos, el hombre más buscado de La Guajira) “tomando trago” en la casa de Kiko Gómez y que en 2007 Gómez Cerchar y Marquitos reunieron personal para comprar votos en las elecciones a la Asamblea. Además sindicó al gobernador Gómez de haber participado en la muerte del concejal de Barrancas Luis López Peralta, asesinado en 1997, y dijo que ya había denunciado lo que sabía en Fiscalía, Procuraduría y ante la Fuerza Pública.

Brito indicó que había sido amenazada y pidió que trasladaran a Bogotá la investigación por el homicidio de su esposo. Según ella, Gómez le había mandado una razón: “Que si no cerraba la boca me pasaría lo mismo”. De paso le contó a la Fiscalía que conocía la casa del gobernador, la cual, según ella, tenía “como un subterráneo donde duerme”, dato verificado por el CTI en el allanamiento que realizó en esa propiedad el fin de semana pasado. Y dijo también que las intimidaciones de las que era víctima se debían a que se había negado a poner dinero para la campaña de Bibiana Bacci, esposa de Gómez, a la Asamblea Departamental.

Las declaraciones de Yandra Brito, no obstante, no son lo único que captó la atención de la Fiscalía. Arnulfo Sánchez González, alias Pablo, exparamilitar responsable de la masacre de Bahía Portete (La Guajira) en 2004, le contó el pasado 3 de septiembre al ente investigador, desde una cárcel en Estados Unidos, que Yandra Brito había buscado al grupo ilegal armado los Rastrojos “para vengar la muerte de su esposo”. Según Pablo, Marquitos, quien hasta ese momento había tenido su propia banda de sicarios, se alió entonces con los Urabeños, alianza que se mantiene a la fecha, “con el respaldo de Kiko Gómez”.

Alias Pablo le dijo también a la Fiscalía que Yandra Brito había cometido un error: “Desesperada, comenzó a buscar venganza por la muerte de su esposo”. De acuerdo con Pablo, Brito lo contactó y se reunieron en Barranquilla, ella le dijo que Gómez la amenazaba y que las autoridades no le prestaban atención, y entonces puso una oferta sobre la mesa: $2.000 millones por la cabeza del gobernador guajiro. Pablo la rechazó, argumentando que él no tenía una oficina de sicarios y que, más allá de eso, a Kiko Gómez no lo iban a matar por respeto, po ser amigo de Jorge 40. La Fiscalía revisa con pinzas esta versión pues, al fin y al cabo, Brito resultó asesinada.

Fue luego de ese encuentro, asegura Pablo, que Yandra Brito contactó a los Rastrojos, los cuales perpetraron un atentado contra Gómez Cerchar. “El error de Yandra fue ofrecer plata por uno y otro lado para matar a Kiko Gómez”, afirmó Pablo, agregando que el desenlace de la historia fue la unión entre Gómez, Marquitos y los Urabeños para acabar con la vida de Brito. En palabras de Pablo, Gómez “se le adelantó”. El gobernador, sin embargo, le reiteró a la Fiscalía en su indagatoria de los pasados 15 y 16 de octubre que nada tuvo que ver con la muerte de la exalcaldesa de Barrancas, quien además —aseveró Gómez— era pariente de su mujer, Bibiana Bacci. Así como que nada tiene que ver con todo aquello de lo que está siendo acusado.

 

 

dduran@elespectador.com

@dicaduran

Temas relacionados

 

últimas noticias