En Tumaco

Versiones encontradas por choque con la Fuerza Pública en el que murieron cuatro personas

Policía y Ejército dicen que fueron atacados por disidentes de las Farc. Cultivadores de coca de la zona dice que la Policía les disparó mientras ellos trataban de evitar la erradicación forzosa.

Según la ONU, en Tumaco hay más de 23.000 hectáreas con cultivos de uso ilícito. En 2016, fue el municipio que más mostró plantaciones de este tipo.Foto: archivo El Espectador

Un episodio tan grave como confuso, por el cual cuatro personas resultaron muertas y al menos 14 heridas, se reportó esta mañana en la vereda Puerto Rico Mitaje, zona rural de Tumaco (Nariño). Hasta ahora, existen dos versiones distintas de lo ocurrido: una proporcionada por el Ejército, y otra, por asociaciones de cultivadores de la zona.

La de la Fuerza Pública es que este jueves 5 de octubre, cuando miembros de la Policía y del Ejército escoltaban a grupos móviles de erradicación, “al parecer alias Guacho y su grupo de GAO residual de la Daniel Aldana de las Farc lanzaron al menos cinco cilindros bomba contra los integrantes de la Fuerza Pública y contra la multitud”.

(En contexto: La erradicación aérea y manual de coca ha fracasado: director de Indepaz)

Según ese reporte, después de usar los cilindros, los disidentes habrían disparado indiscriminadamente con fusiles y ametralladoras “a los manifestantes y a las autoridades”. Además, aseguró la Fuerza Pública, Guacho y su banda “llevan a la población a la supuesta protesta social forzadamente (…) para proteger la erradicación de los cultivos ilícitos que pertenecen a esa organización criminal”.

El comunicado de la Fuerza Pública, sin embargo, no explicaba a qué protesta social se referían. La otra versión que existe sobre este choque, aportada por Asominuma, sí lo explicaba y la contó la coordinadora nacional de Cultivadores de Coca Amapola y Marihuana (Coccam), Alejandra Torres.

En entrevista con un medio comunitario de la zona llamado Red de Prensa Alternativa Sur, Torres dijo que desde el 28 (de septiembre pasado), unos mil campesinos de esa área de Nariño empezaron a “movilizarse” en respuesta a la llegada de más de mil integrantes de la Fuerza Pública, cuyo objetivo, aseguró Torres, era la “erradicación forzosa”.

(Le puede interesar: EE.UU. “se ha vuelto muy impaciente” con erradicación de coca: Minambiente)

De acuerdo con Torres, los campesinos, cultivadores de hoja de coca y pertenecientes a una organización llamada Asominuma, formaron una especie de escudo alrededor de cultivos de uso ilícito “no en el marco de una confrontación con la fuerza pública, sino de cercos humanitarios que eviten la erradicación forzosa”.

Según el relato de Alejandra Torres, la situación llevaba así una semana hasta que, esta mañana, la Policía “abrió fuego”. La Policía, por su parte, insiste en que sus hombres y los del Ejército fueron atacados por los disidentes de la columna Daniel Aldana bajo el mando de Guacho.

Mediante un comunicado de prensa, Asominuma pidió ayuda urgente en la zona. Solicitó ambulancias para trasladar a los heridos y la presencia de una comisión humanitaria que acompañe la situación. Asimismo, pidió la presencia de la Defensoría del Pueblo para “reaccionar ante la gravedad de los hechos”, y habló de que en realidad son nueve las personas que habrían perdido la vida.

"El informe de Ejército y Policía en un intento para justificia su accionar desmedido e irracional, en una clara vulneración a los derechos humanos, trata de hacer creer que el motivo de su agresión obedece a que previamente se habría presentado el lanzamiento y explosión de cinco cilindros bomba de los cuales no existe la mínima evidencia en el lugar de los hechos", dice el comunicado de prensa.

Para Asominuma, la prueba de que no explotaron los cilindros es que ningún miembro de la Fuerza Pública ha sido reportado como herido "ni con esquirlas ni con disparos de fusil y ametralladoras que dicen se habrían accionado en su contra. De haber existido la explosión, el radio de acción hubiese sido incalculable y seguramente las víctimas no serían solo los miembros de la comunidad".

Estas versiones encontradas se dan en un territorio bastante afectado por todos los actores de la guerra y por la expansión de cultivos de uso ilícito. Según el último monitoreo de la ONU, Tumaco, con más de 23.000 hectáreas sembradas, tiene el 16% de todas las plantaciones de uso ilegal en el país y, en los últimos tres años, la tendencia de siembra en ese municipio sólo ha crecido. (Aquí puede ver el reporte de la ONU)

El ELN, bandas criminales y las Farc operaban allí. Luego de que esta última guerrilla dejara el conflicto, quedaron allí algunos disidentes. Y, además, en esa región se han creado organizaciones como Asominuma, que según el Observatorio de Derechos Humanos de la Vicepresidencia fue promovida por las Farc y es una asociación de colonos con ascendencia paisa, lo que chocaría con las comunidades nativas afro de Tumaco.

Torres aseguró que no había organismos ni estatales ni de derechos humanos verificando la situación en esta vereda de Tumaco, y que su asociación (Coccam) estaba moviéndose para gestionar que lleguen la Defensoría, la Gobernación y la ONU. La presencia de entidades de ese tipo podría servir para esclarecer lo que ocurrió esta mañana en zona rural de Tumaco, en un incidente que les costó la vida a cuatro personas.