Víctimas de la masacre de Mapiripán, amenazadas por las Autodefensas Gaitanistas

La corporación jurídica Humanidad Vigente alertó sobre las amenazas que están recibiendo las víctimas de la masacre paramilitar.

Archivo El Espectador

La Asociación de Mujeres Desplazadas del Meta, (Asomudem) víctimas de la masacre paramilitar de Mapiripán alertó sobre a las autoridades locales, regionales y nacionales sobre las recurrentes amenazas que reciben.

La más reciente se produjo el 30 de septiembre, cuando la representante legal de Asomudem llegó a la oficina ubicada en el municipio de Villavicencio y encontró que habían dejado una hoja con letras de recorte de prensa pegadas y que tenía impreso el mensaje: "Sigan reclamando tierras guerrilleros hp sapos (sic) Cecilia y Juan Carlos tiene los días contados atm auc gaitanista bloque meta".

Durante el transcurso del año han recibido más amenazas, aseguran en Asomudem. Por ejemplo, el 19 de agosto, en la oficina de Asomudem, un abogado de la Corporación Jurídica Humanidad Vigente realizó una reunión con reclamantes de tierra víctimas de la masacre en aquel municipio, para informar sobre las diligencias adelantadas con la Unidad de Restitución de Tierras.

A esta reunión llegaron dos personas ajenas a la organización de víctimas que permanecieron en la puerta por más de media hora. Al terminar la jornada, los dos sujetos realizaron rondas de vigilancia a la oficina de manera intimidante. Estos sujetos fueron reconocidos por los asistentes como miembros de grupos paramilitares que actúan en la región.

Otra amenaza ocurrió El 19 de Julio de 2016. María Cecilia Lozano, líder y representante legal de Asomudem, cuando llegaba a la oficina de esta asociación, fue abordada por una persona quien le aseguró que el día 17 de Julio en la vereda Merecures, jurisdicción de Mapiripán, se realizó una reunión en la cual se encontraban personas opositoras a la restitución, segundos ocupantes y paramilitares.

En esta reunión manifestaron que Lozano, era una de las responsables de que se les fueran a quitar las tierras a los asistentes de dicha reunión, toda vez que estaban buscando, orientando y organizando a las personas desplazadas a fin de que reclamaran las tierras, motivo por el cual se encontraban indignados con estos líderes y además les hacían responsables de lo que sucediera.

Asimismo, en la reunión, María Cecilia Lozano fue declarada objetivo militar por parte de los grupos neoparamilitares, para que de este modo se asustaran y dejaran de llevar a cabo su función como líderes reclamantes de tierras. Según Humanidad Vigente, esta situación fue denunciada ante la Fiscalía General de la Nación sin que hasta ahora se conozcan resultados de investigación.

Desde 2014, según el grupo de víctimas, comenzaron a percibirse los hostigamientos y amenazas y que se han venido intensificado. Estos hechos, informó Humanidad Vigente, fueron puestos en conocimiento de la Defensoría Pueblo desde donde se alertó a las autoridades competentes.