Javier Cáceres, capturado por parapolítica