El Canciller colombiano censuró la muerte de los colombianos