Mandaban tumbar torres y luego cobraban para repararlas