Roban el cáliz de una Iglesia