Villarraga se va de licencia

El magistrado Henry Villarraga no asistió a la sala convocada para debatir sobre su situación tras señalamientos por supuestos favorecimientos a un cuestionado coronel.

El cuestionado magistrado de la Judicatura Henry Villarraga. / Archivo

Por unanimidad, los seis compañeros de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura le solicitaron al magistrado Henry Villarraga Oliveros que se apartara de su cargo mientras avanzan las investigaciones en su contra por supuestos favorecimientos al coronel Róbinson González del Río, preso por su presunta participación en dos falsos positivos perpetrados en Caldas en 2007. Y Villarraga terminó aceptando las condiciones. Ayer en la tarde se conoció que el jurista solicitó una licencia de tres meses “para ejercer la defensa de mis derechos (...). Me someteré al examen de mi conducta con la absoluta confianza en la justicia, a la espera de que me sea respetada la integridad de derechos y garantías procesales y cese cualquier persecución contra mi familia”, dijo en un comunicado.

Ayer, Villarraga fue citado —por segunda vez— a una sala extraordinaria para que ante sus compañeros del Consejo Superior de la Judicatura diera explicaciones sobre las grabaciones dadas a conocer este fin de semana por Noticias Uno. Sin embargo, el magistrado no atendió la citación. Tras el fallido encuentro, el presidente de la Sala Disciplinaria, el magistrado Wilson Ruiz, dio a conocer la solicitud hecha por ese tribunal y que se suma a la presentada esta semana por la ONG Corporación Anticorrupción Internacional.

La Corte Suprema de Justicia y el presidente Juan Manuel Santos han pedido celeridad en las investigaciones que se abran contra Villarraga en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, que ya lo indaga por su presunta participación en el carrusel de las pensiones.

El pasado lunes la Fiscalía le solicitó a la Comisión de Acusación que investigara a Villarraga por los supuestos ofrecimientos hechos al coronel González. No obstante, el presidente de la Comisión de Acusación, el representante Carlos Edward Osorio, le dijo ayer a Caracol Radio que “hasta el momento a la Comisión no ha llegado una solicitud formal (de investigar a Villarraga). Tan pronto llegue, lo que le corresponde a la Comisión es asignar un ponente para que adelante la correspondiente investigación con todas las garantías”.

Una fuente de la Judicatura consultada por este diario dijo que es necesario que Villarraga se aparte del cargo, “porque no es justo que siga como si nada mientras se siguen conociendo señalamientos en su contra”. Villarraga sigue sin contestarles el celular a sus compañeros de la Sala Disciplinaria y apenas ha dado un par de entrevistas a periodistas.

El pasado martes Villarraga se defendió por medio de un comunicado en el que reiteró que no ha exigido ni “recibido dinero alguno de terceros por el sentido de ninguna de sus providencias, como irresponsablemente ha sido dicho en los medios”.
“Son casos aislados”

La captura de 11 funcionarios judiciales, entre ellos dos jueces, por supuestamente amañar procesos a cambio de dinero hizo que la semana pasada el ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, convocara a un encuentro con los magistrados de las altas cortes para discutir lo que viene sucediendo en la Rama. Ahora, tras los señalamientos hechos contra Villarraga, hay premura para que el encuentro se realice. La Rama Judicial está en alerta. Al respecto, la Corte Suprema de Justicia manifestó “su preocupación por las consecuencias que para la credibilidad de la Rama se puedan generar” por estos hechos.

En su comunicado, la Sala Disciplinaria fue vehemente: “Las responsabilidades frente a denuncias públicas sobre actuaciones de los funcionarios judiciales, en este caso de un magistrado de la Judicatura, son individuales (...). Hechos como los denunciados son aislados y en ningún momento comprometen las funciones que desempeñan las instituciones judiciales, cuyos empleados y funcionarios, en su mayoría, son personas que cumplen cabalmente con la Constitución”. Sea como sea, los señalamientos contra Villarraga han puesto al Gobierno a hablar, de nuevo, sobre la posibilidad de eliminar el Consejo de la Judicatura.

El presidente Juan Manuel Santos y el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, se han referido a la posibilidad de que, en una nueva reforma a la justicia, se elimine esa corporación. “Se habla nuevamente de abolir ese Consejo Superior (de la Judicatura). Nosotros teníamos esa idea en la frustrada reforma a la justicia y creo que es uno de los temas que vamos a discutir con los presidentes de las cortes”, dijo el primer mandatario en un evento el martes pasado.

“Creo que se debe cambiar el sistema de juzgamiento de los altos funcionarios del Estado y eso incluye no sólo la supresión de la Comisión de Acusación y una transformación radical, sino la supresión del Consejo Superior de la Judicatura”, propuso al respecto Cristo.

Ayer en la tarde, la Corte Constitucional hizo “un vigoroso llamado a los ciudadanos y al Estado para que concurran en la superación de la actual coyuntura del sistema judicial colombiano”. El Gobierno y los magistrados de las altas cortes esperan atajar el mal momento por el que pasa la Rama Judicial, porque, como lo dijo el presidente Santos, “una Rama Judicial que no tenga el respeto de sus conciudadanos no merece ejercer la tarea que le ha sido encomendada”.

jjimenez@elespectador.com

@juansjimenezh